Más denuncias de abusos en Oxfam

Ni ONG ni la comisión parlamentaria pertinente en el Reino Unido adoptaron medidas contra ello.
La que estuviera al frente de la comisión de salvaguardas de Oxfam Reino Unido entre 2012 y 2015, Helen Evans, descubrió otros abusos, incluidos a menores en tiendas de la organización, durante el período en el que ocupó su cargo, pero ni la organización ni la comisión parlamentaria correspondiente tomaron medidas contra ello. En el comunicado en el que Evans explica este asunto, ha dicho que recibió el encargo, en 2012, de investigar posibles casos de explotación sexual y abusos cometidos por su personal, a raíz de lo ocurrido en Haití. La ahora concejal laborista en Oxford asegura que “Haití no fue un incidente aislado”, si no que era sistémico. Según un informe anual de la ONG, el número de denuncias recibidas fue de 12 en 2012/2013, mientras que en 2013/2014, fueron 39. Evans se lamenta de que “a medida que la escala del problema se conocía, la organización no adoptó o los pasos necesarios para responder”.
A finales de 2014 se hizo un sondeo confidencial entre trabajadores en tres países del que se desveló que “uno de cada diez empleados habían sido testigos o experimentado una agresión sexual” y en uno de los países el 7% “fueron testigos o experimentaron violación o intento de violación”. Evans continúa diciendo que al mes siguiente “recibimos tres denuncias de abusos de menores en nuestras tiendas –en Reino Unido-y dos denuncias de explotación sexual de beneficiarios junto con otras denuncias en el extranjero”. Trasladó el resultado de las investigaciones a los responsables de la organización y solicitó o más fondos para continuar con la investigación. La respuesta fue que habría una “revisión estratégica”, por lo que dejó su cargo después de comprender que había “falta de un compromiso serio de cambio”.

Acudió al Parlamento británico para informar de la situación
En 2015, se dirigió a la comisión de ONG y del Parlamento británico para informar de que “Oxfam no estaba informando de incidentes de explotación sexual y abuso, de que la escala el abuso sexual probablemente la más amplia de lo que había estado informando Oxfam y de que se estaba poniendo en peligro a niños de más de 14 años en las tiendas de Reino Unido”. La comisión parlamentaria, según Evans, no se puso en contacto con ella, ante lo cual trasladó el problema a su diputado local, que se dirigió por escrito a varios organismos, entre ellos el Departamento de Desarrollo Internacional y el comisionado el Menor. “No se tomó ninguna acción”. Cuando el diario The Times publicó información sobre la actuación de Oxfam, la comisión parlamentaria se puso en contacto con ella. La ex trabajadora habla ahora, dice en su comunicado, porque ni Oxfam ni y la comisión de ONG ni el Gobierno actuaron al respecto. “La mayoría de los trabajadores humanitarios trabajan sin descanso para hacer una diferencia positiva. Sin embargo, donde no hay una posición privilegiada de poder y confianza, habrá siempre una minoría de personas que busquen abusar de la confianza para beneficio personal”.
Evans mantienen que “este asunto o no debe usarse como excusa para cortar la ayuda”, en referencia a la recibida por Oxfam, “si hacemos eso, entonces debemos mirar a todos los sectores donde se producen tales abusos y analizar el cortarles a ellos también los fondos”. Desde la organización lamentan no haber actuado “ante las preocupaciones de Helen mucho más rápido y con más recursos. Hemos duplicado el número de personas a cuatro en nuestro equipo dedicado a la protección y estamos en el proceso de reclutar a dos trabajadores más”, han asegurado. Cabe decir que durante el período de Evans al frente de la comisión sólo eran dos trabajadores.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.