Marchena renuncia a presidir el CGPJ y rompe el pacto PP-PSOE

Marchena renuncia a presidir el CGPJ y rompe el pacto PP-PSOE

Reacciona, así, a la publicación de un mensaje de WhatsApp de Ignacio Cosidó, portavoz popular en el Senado.
El juez Manuel Marchena, clave en el pacto para la renovación del Consejo General del Poder Judicial, CGPJ, ha renunciado a presidirlo después de publicarse, por parte de Ignacio Cosidó, portavoz del PP en el Senado, un mensaje de WhatsApp enviado a sus 146 senadores en el que alardeaba de que el acuerdo alcanzado permitiría seguir controlando “por detrás la Sala Segunda” del Tribunal Supremo, que es la que lleva el juicio del procés.

El magistrado reacciona de este modo ante el ataque a su independencia y la imagen que pudiera generar de él como un hombre al servicio de los populares. se parte en mil pedazos, también, el primer y único gran pacto político entre PSOE y PP en esta legislatura, aunque muy criticado por las asociaciones judiciales.

Para la formación liderada por Pablo Casado, la renuncia de Marchena es un problema, porque lo propuso el PP y a causa del PP ha renunciado. Pero lo es más para el Gobierno porque se veía en la renovación del CGPJ una pieza clave cara a la estabilidad institucional y, de este modo, también, ir diluyendo la sensación de que no aguantará mucho tiempo más, en especial si no salen adelante los Presupuestos Generales del Estado.

Con todo, desde el Ejecutivo hacen hincapié en que todo pasará después de los resultados de las elecciones andaluzas del 2 de diciembre. Vaticinan que ganarán los socialistas y el foco de atención se centrará en el PP y la crisis después de ser el gran perdedor de la jornada electoral en Andalucía.

Pedro Sánchez, presidente del Gobierno,se ha manifestado acerca de la renuncia de Marchena en el foro The Spain Summit 2018 organizado por el diario The Economist en Madrid. Subrayó que “al haberse puesto en cuestión la imparcialidad de un juez por una persona importante del PP”, a su juicio, “su renuncia demuestra lo acertado de su nombramiento”.

Después, ironizó acerca del mensaje y que si Ignacio Cosidó, portavoz de los populares en el Senado, no quería que se conociera su mensaje, no debería haberlo enviado por WhatsApp a 146 senadores.

Como era de esperar, la reacción del PP ha sido echarle la culpa a otro, en este caso, y como viene siendo habitual, al Gobierno. Pero, además, da por roto el acuerdo para la renovación del órgano de gobierno de los jueces y la presidencia del Tribunal Supremo.

Por otra parte, la renuncia del juez Marchena quita un problema de encima a Pablo Casado, presidente del PP, que mostraba evidencias de incomodidad por las críticas recibidas por parte del sector más a la derecha del partido, después de que Rafael catalá, principal negociador del acuerdo, cediera la mayoría del CGPJ a los progresistas. Y eso aunque ello suponga que el Poder Judicial entre en bloqueo y deba continuar a la cabeza Carlos Lesmes, con el mandato caducado y con una imagen muy tocada después de la sentencia de las hipotecas.

La carta de renuncia de Marchena es dura y crítica. En ella resalta: “Jamás he concebido el ejercicio de la función jurisdiccional como un instrumento al servicio de una u otra opción política para controlar el desenlace de un proceso penal”.

Su renuncia tiene más consecuencias. Una de ellas, de especial trascendencia. Al pasar a presidir el CGPJ y el Tribunal Supremo, ello implicaba que no podía presidir el tribunal que juzgará el procés y un progresista ocuparía la silla vacante. Ahora, el juez continuará al frente de la sala, presidirá el juicio y redactará la sentencia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *