Manifestaciones racistas en Alemania contra los refugiados

Las movilizaciones se centran en la ciudad de Cottbus, en el estado de Brandeburgo.
Según informa diario.es, están aumentando las manifestaciones contra los refugiados y demandantes de asilo en la ciudad de Cottbus, uno de los cuatro centros administrativos del estado federal de Brandeburgo, que, con unos 100.000 habitantes, acoge a alrededor de 4.200 inmigrantes. A primeros de este mes de febrero casi 2.000 manifestantes recorrieron las calles de la ciudad en protesta por la acogida de refugiados, convocados por la asociación Patria Futura que denuncia que son “demasiados” y “peligrosos”. En algunas pancartas se podían leer mensajes xenófobos como “La islamización es como un cáncer y el mayor peligro para la humanidad”, y oír gritos como “Merkel debe irse” del partido ultraderechista Alternativa para Alemania.
La organización convocante dice que estas movilizaciones son en respuesta a “dos brutales ataques con armas blancas llevados a cabo por grupos de jóvenes sirios en seis días”. En el negro, tres jóvenes sirios atacaron a una pareja alemana y días después una pareja de inmigrantes discutió con un adolescente germano que resultó herido de arma blanca. Y es que desde mayo de 2017 vienen produciéndose peleas entre jóvenes alemanes y refugiados. Las ONG advierten de que en Cottbus “estamos ante una nueva escalada racista”. Karl Kopp, responsable de Pro Asyl, que defiende los derechos de los refugiados, asegura que debería, en el año pasado, cada día se producían cuatro de agresiones a demandantes de asilo.

Situación tensa, pero tranquila
Según señalan desde el consistorio, gobernado por Holger Keich, de la CDU de Merkel, “la situación de la ciudad extensa, pero tranquila”. “Los refugiados están seguros, aunque la seguridad nunca se puede garantizar 100%”. Se ha aumentado la presencia policial en las zonas afectadas así como el número de controles en el centro, y el ayuntamiento aumentará el número de trabajadores sociales “para mejorar la asesoría y el apoyo a los refugiados” y se le quita importancia a lo que está sucediendo. Kira Ayyadi, de la Fundación Amadeu Antonio asegura que “a diferencia de otras, Cottbus goza de reputación dentro de la ultraderecha. Piensan que los radicales lo tienen todo controlado”, denunciando la facilidad de movimientos de los ultras radicales en la ciudad. “Demostraciones de fuerza como esas contribuyen al hecho de que ahora los migrantes no pueden moverse por Cottbus sin tener miedo”, afirma Ayyadi. Por su parte, Kopp mantiene que desde su organización llevan 20 años “mirando con preocupación a Cottbus y a la región, hay un problema enorme de racismo allí”.
En paralelo a la manifestación de principios de febrero se convocó una marcha reclamando que Cottbus sea una ciudad “abierta al mundo”. Jóvenes refugiados participaron en ella y manifestado su dolor porque “haya dos de nuestros compatriotas que hayan causado problemas con cuchillos”. “Pero los alemanes tienen que saber que no todos los refugiados somos iguales”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *