Magdalena Andersson dimite como primera ministra de Suecia

Magdalena Andersson dimite como primera ministra de Suecia

Magdalena Andersson, primera ministra de Suecia, ha anunciado su dimisión como jefa del Ejecutivo sueco tras perder las elecciones del domingo.

En una rueda de prensa este miércoles, Magdalena Andersson asumía la derrota y admitía que el bloque del Partido Moderado obtuvo el mayor apoyo de los ciudadanos.

No es que su partido fuera menos votado, al contrario. Recibió el 30,6% de los votos, siendo la formación más votada, pero el bloque de derechas se hizo con el 39,7%.

Ni siquiera esperará a que se conozcan los resultados definitivos y este jueves presenta su dimisión al presidente del Parlamento sueco. No obstante, precisó, continuará al frente del Partido Socialdemócrata.

El pasado 11 de setiembre se celebraron elecciones en Suecia. El proceso electoral ha sido muy reñido y, finalmente, el bloque formado por cuatro partidos de derechas ha ganado los comicios.

Aunque según los primeros resultados en la noche electoral daban una holgada victoria a los socialdemócratas, el bloque de derechas y extrema derecha ha terminado imponiéndose.

De hecho, bajo el liderazgo del conservador Ulf Kristersson, ha obtenido 176 escaños de los 349 en disputa. En cambio, el bloque de izquierda y centroizquierda que encabezaba Magdalena Andersson ha recabado 173.

No obstante, debe confirmarse el resultado oficial, algo que seguramente se producirá el próximo fin de semana.

Así, los moderados, los demócratas suecos, los demócratas cristianos y los liberales tenían tan solo una ventaja de un escaño.

A la postre, esa mínima ventaja se ha convertido en los mencionados 176 diputados. Por tanto, el bloque de derechas está en disposición de formar gobierno.

Previamente, Kristersson había iniciado conversaciones con tres partidos que apoyaron su candidatura. Entre ellos, Demócratas Suecos, la formación anti-inmigración de extrema derecha, que se ha convertido en la segunda fuerza más votada en el país.

Y es que en la política en Suecia se ha polarizado en los últimos años. Tal es así que la inmigración se convirtió en el tema estrella en los debates.

Así las cosas, se desconoce si la ultraderecha entrará en el Gobierno, pero es seguro que tendrá gran influencia en el Ejecutivo que surja.

Su auge se explica por su mensaje de relacionar el crimen con la inmigración y su defensa por eliminar el derecho de reunificación familiar para refugiados.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.