Maduro amenaza con convertir Venezuela en un nuevo Vietnam

Maduro amenaza con convertir Venezuela en un nuevo Vietnam

Se visualiza una “confrontación total” entre EEUU y Venezuela.
Nicolás Maduro, presidente de Venezuela, ha lanzado un encendido aviso a Estados Unidos por si toma la decisión de intervenir militarmente en el país caribeño. Según el mandatario venezolano, se enfrentaría a “un nuevo Vietnam”, y ha apuntado que los militares y “milicianos” venezolanos están entrenados y armados para defender Venezuela.

El diario mexicano La Jornada ha publicado una entrevista en la que Maduro ha trasladado que Venezuela sufre “20 años (…) de una agresión permanente por parte de Estados Unidos y sus aliados oligárquicos internos”. Ha señalado que solo en sus seis años ha habido varios intentos violentos de llevar al país a una guerra civil y derrocar al Gobierno”.

El mandatario venezolano ha dicho que se ha entrado en una “confrontación total” desde que Trump llegó al poder. “Donald Trump está obsesionado con Venezuela”, ha apuntado. Para Maduro, John Bolton, su asesor de Seguridad Nacional; Mike Pompeo, su secretario de Estado; y Mike Pence, su vicepresidente; se denominan “equipo Venezuela”. “Todos los días tuitean, escriben, declaran, llamando al golpe de Estado abierto”, ha lamentado.

Respecto a una posible intervención militar en Venezuela por parte de EEUU, hecho que considera posible el presidente estadounidense, Maduro argumenta que eso no es una opción puesto que el Gobierno de Trump “está entrando en una fase de mucha desesperación y se va haciendo cada vez más peligroso”.

“Así que es muy importante la conciencia solidaria del mundo, de la gente que quiere paz, de la gente que quiere detener un nuevo Vietnam, esta vez en América del Sur. Venezuela se convertiría en un Vietnam si un día Donald Trump manda al Ejército de Estados Unidos a agredirnos”, ha avisado.

A pesar de ello, Maduro deja claro que confía en que “nunca suceda”, en que “la conciencia de paz del pueblo de Estados Unidos le tuerza la voluntad y la locura a Donald Trump, aunque ha avisado también: “Mientras tanto, nos preparamos para defender nuestra sagrada tierra como todo el mundo la defendería”.

Según Maduro, esta tarea no recae únicamente en los cuerpos policiales y militares, sino además en una milicia que, tal como calcula, llegará a dos millones de combatientes en abril.  “Tienen entrenamiento militar, tienen plan operativo, saben qué hacer en cualquier escenario. Y, además, tienen acceso, y cada vez van a tener más, al sistema de armas nacionales”, ha subrayado.

El presidente venezolano, refiriéndose a las posibles fisuras en el apoyo de los militares al ‘chavismo’, ha afirmado que, aunque “se han invertido centenares de millones de dólares para dividir a la Fuerza Armada Nacional Bolivariana”, “hoy están más unidos que nunca, no los van a romper”.

Maduro ha calificado como dictadura contra su Gobierno, la supuesta ofensiva de EEUU. “Forma parte del guión que el imperio ha utilizado siempre para estigmatizar a los países independientes”, ha considerado, señalando que eso “les sirve para justificar cualquier cosa”, incluyendo la acción militar.

El presidente venezolano además ha negado que exista una crisis humanitaria en el país. “La crisis humanitaria es una farsa”, ha señalado. “¿Para qué endilgarnos una crisis humanitaria fabricada a nivel mediático? Para justificar una ‘intervención humanitaria’ entre comillas”, ha subrayado.

Por otro lado, ha admitido que “Venezuela tiene problemas, como cualquier otro país”, pero ha indicado que no tiene “algunos problemas que tienen países donde gobierna el neoliberalismo”.

En el país caribeño se ha disparado la tensión desde el 10 de enero, día en que Maduro pretendió dar comienzo a un segundo mandato, el cual ni la oposición ni gran parte de la comunidad internacional reconocen puesto que consideran que lo consideran el resultado de unas elecciones presidenciales (20 de mayo) que no se celebraron de forma democrática.

Como respuesta a ello, Juan Guaidó, presidente de la Asamblea Nacional, se autoproclamó presidente interino el 23 de enero, siendo reconocido como tal por Estados Unidos, Canadá, la mayor parte de los países latinoamericanos, varios países de Europa e, incluso, España.

Por otra parte, la UE, México y Uruguay, han apoyado una opción que reactive el diálogo entre las partes para lograr de este modo una solución pactada para la crisis política en la que está inmersa Venezuela. Este jueves se reúnen el Montevideo este segundo bloque para realizar la primera toma de contacto.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.