Madrid, en riesgo de desabastecimiento por una nevada histórica

Madrid, en riesgo de desabastecimiento por una nevada histórica

Histórica nevada en la Comunidad de Madrid y otras regiones. Dos días nevando con apenas alguna hora de tregua han colapsado la capital de España. Y no tiene pinta de mejorar, aunque, eso sí, ha dejado de nevar. El peligro es el hielo. Mercamadrid no abrió ayer, ni lo hace hoy y, si no mejora, mañana tampoco, con lo que la región corre el riesgo de quedar desabastecida.

La borrasca Filomena ha llevado a un nuevo confinamiento, esta vez por arte de la nieve, que ha cerrado carreteras, calles, supermercados… La situación es tal que se han suspendido ya las clases presenciales en Madrid, igual que en Castilla-La Mancha.

Diez provincias están en alerta roja. Además de Madrid, Albacete, Cuenca, Toledo, Guadalajara, Valencia, Castellón, Tarragona, Teruel y Zaragoza. La nieve afecta a 36 provincias y a más de 600 carreteras. Diez de ellas pertenecen a la red principal.

Dos autobuses cruzados y una ambulancia dejaron a centenares de coches ‘amontonados’ en la madrileña M-40 durante horas a la altura de Majadahonda. Un trayecto de apenas diez minutos en esa vía se convirtió en una espera de más de dos horas.

La cara más amarga es la muerte de una pareja en su vehículo, atrapada por la corriente en Mijas (Málaga). Dos personas que se convierten en la segunda y tercera víctima mortal del temporal después de que un indigente muriera congelado en un portal en Calatayud (Zaragoza).

En la capital, la nevada ha provocado la suspensión de los transportes públicos de autobuses y sólo es posible moverse en Metro. En algunos casos, ni eso, puesto que algunas líneas están cortadas.

Y va a seguir nevando. Mercamadrid, el mayor mercado del país, no ha abierto sus puertas. No sólo por la imposibilidad de que sus trabajadores lleguen, sino porque los que tampoco pueden llegar son los camiones de carga o descarga.

La presidente de Madrid estaba alertada de la gran nevada y no hizo los deberes

Isabel Díaz Ayuso, la presidente de la Comunidad de Madrid, tardó horas en pedir la intervención de la Unidad Militar de Emergencias (UME). Su nefasta gestión puede provocar que la región quede desabastecida en unas horas. Se habían encendido todas las alarmas, pero su pereza a la hora de actuar como una buena dirigente deja a la autonomía en una situación límite.

Fieles a la tradición de esta unidad del Ejército, su labor está resultando crucial, rescatando personas en vehículos atrapados y despejando carreteras. Más de mil coches y furgonetas, ha calculado Emergencias 112. No sólo en Madrid, también en Guadalajara, donde se han contabilizado unos 1.300.

Los puntos negros en las carreteras madrileñas están en la citada M-40 y en la M-506. El servicio de emergencias ha pedido a los ciudadanos que no cojan los coches. La situación es “muy crítica”, alertan. Bomberos, Guardia Civil y efectivos de la UME trabajan a destajo, mientras Protección Civil reparte mantas y comida entre los atrapados. No obstante, el ministro Grande-Marlaska aseguró ayer que en la mañana del sábado ya se había rescatado al 70% de los ocupantes de los vehículos.

Esta histórica nevada seguíoa hasta pasado el mediodía de ayer. Las previsiones dicen que el temporal amainará ya entrada la madrugada del domingo. El problema es que las anunciados 12 grados bajo cero en la madrugada del lunes dejará todo con placas de hielo.

Veremos qué sucede. Bomberos, Protección Civil y Emergencias 112 aconsejan que durante este domingo se despejen las salidas de garajes y se cubran de sal para evitar el hielo. Hay sales especiales para ello, pero la sal de mesa o la utilizada para los lavavajillas también vale. Ahora, Filomena se desplaza hacia el Mediterráneo.

La cara amable de esta histórica nevada es la que nos deja a niños y adultos jugando con la nieve, improvisando trineos, lanzando bolas ‘heladas’ y tirándose sobre el manto blanco que ha dejado. No se recuerda una nevada así desde hace más de 60 años. Los que puedan disfrutar, que disfruten, pero con prudencia.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.