Madrid multiplica las fiestas nocturnas y el riesgo de contagio

Madrid multiplica las fiestas nocturnas y el riesgo de contagio

En Madrid se repiten por doquier las fiestas nocturnas, incluso más allá de las 23:00, hora a la que comienza el toque de queda. En Semana Santa y desde el 17 de marzo, rige el horario de movilidad limitada más flexible de toda España.

Lo curioso, y lamentable, es que los asistentes a las fiestas nocturnas que se celebran sin respetar las medidas de prevención son conscientes de que hacen mal.

Se podría asegurar que con la connivencia de las autoridades madrileñas, estas juergas son tristemente habituales en las noches de Madrid. Como si nada ocurriera y como si no existiera la epidemia.

Ni mascarillas, ni distancia social, ni aforos limitados en estas reuniones que multiplican por siete el riesgo de contagios. Mientras, miles de ciudadanos cumplidores con las normas se indignan ante las constantes fiestas y así lo manifiestan en redes sociales.

Muchos de los fiesteros se escudan en el hartazgo por la prolongada epidemia, por no tener empleo, por padecer una situación casi desesperada, dicen.

En cambio, millones de madrileños se esfuerzan a diario en cumplir con las limitaciones, pero estos irresponsables e insolidarios ponen en riesgo la salud. Si fuera la suya, allá penas, se lo han buscado. Sin embargo, atentan contra la vida y la salud de sus conciudadanos.

La Policía no da abasto a la hora de atender las no pocas llamadas que denuncian estas fiestas. Incluso, como los ‘manteros’, los asistentes a estas juergas utilizan contraseñas con el fin de evitar que se les ‘cuele’ algún infiltrado.

Desmanteladas más de 3.700 fiestas

Apenas quedan unos días de marzo y las fuerzas de seguridad han desmantelado la friolera de 3.700 fiestas ilegales en locales o en domicilios.

A su vez, Madrid acumula, según el Ministerio de Sanidad, 618.160 casos positivos desde que llegó el coronavirus. Y lo que es peor, 16.067 muertes.

De acuerdo con el último informe, del viernes pasado, se diagnosticaron el día previo 1.345 contagios. Casi triplica la cifra de su inmediato seguidor, el País Vasco, con 468 casos. Su incidencia acumulada a 14 días es de 241,12 por cada 100.000 habitantes.

Con todo, hay quien tiene el valor de defender el ‘modelo’ elegido por Isabel Díaz Ayuso, la presidente regional, que optó por salvar la economía. Eso, a pesar de ser la Comunidad más afectada por la epidemia.

Además, mantiene las puertas abiertas a los extranjeros en una suerte de llamada a venir, con la excusa de no vienen a “beber”, sino a “nuestros teatros, nuestros cines, nuestro Teatro Real, a disfrutar la cultura”, llegó a decir José Luis Martínez Almeida, alcalde de la capital.

Los habrá que sí, pero la mayoría se acogen a la protección que Ayuso mantiene al turismo de borrachera procedentes de países con una incidencia mucho mayor que la madrileña.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.