Macron se niega al MidCat

Macron se niega al MidCat

Emmanuel Macron, presidente de Francia, ha cerrado definitivamente la puerta a terminar el gasoducto MidCat, como aspiraban España y Alemania.

Además, el jefe del Estado galo considera que los dos gasoductos existentes, el de Irún y el de Larrau-Calahorra, son suficientes para el futuro.

De este modo se ha manifestado en una rueda de prensa tras una videoconferencia con Olaf Scholz, canciller de Alemania. En ese encuentro digital, el eje central trató sobre la situación energética de los dos países.

Según trasladó ante los medios, “no estamos en proceso de saturar las conexiones existentes. No hay necesidad de que España exporte sus capacidades de gas a Francia, ya que está importando en este momento en el que hablo”.

“No comprendo el problema a corto plazo que estamos intentado resolver”, añadió.

Así, Macron explicó que los dos gasoductos mencionados se están utilizando al 53% de su capacidad. Por tanto, no ve necesario avanzar en un tercer proyecto de interconexión.

Ya el pasado sábado, Bruno Le Maire, ministro de Finanzas francés, puso en cuestión la utilidad del gasoducto MidCat.

No obstante, señaló que estudiaría la petición de los gobiernos de España y Alemania.

Ese mismo día, Pedro Sánchez, jefe del Ejecutivo español, y Scholz, comparecieron conjuntamente ante los medios tras una reunión.

Ambos mandatarios defendieron la idoneidad de abordar de nuevo un proyecto que lleva años paralizado. Un bloqueo motivado por su alto coste y los hasta ahora bajos precios del gas ruso.

Macron apuesta por exportar gas

Por otra parte, el presidente galo indicó que su apuesta es exportar gas a Alemania y, al tiempo, importar electricidad desde este país.

“Por primera vez en mucho tiempo, Francia está exportando gas al resto de Europa. Vamos a levantarnos y ponernos en una posición de solidaridad con el gas con Alemania si el invierno es difícil y lo necesita»”, apuntó.

No obstante, defiende reducir el consumo en hogares y empresas, señalando que “la mejor energía es la que no se consume”.

Asimismo, avisó de que, si no se consigue la reducción del consumo, se impondrán medidas restrictivas.

“El plan de racionamiento es lo que nos salvará de los cortes, y los cortes solo intervendrán como último recurso”, detalló.

Para terminar, Macron manifestó su respaldo a compras de gas conjuntas a nivel comunitario. También, un “mecanismo de contribución” en la Unión Europea por parte de las empresas, en vez de un impuesto a los beneficios.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.