Macri o el despropósito de un gobierno conservador

Macri o el despropósito de un gobierno conservador

No le quedan recursos para sostener al peso.
La situación para Mauricio Macri, presidente de Argentina, es “insostenible y a punto de estallar”, señalan expertos argentinos.

El peso se ha devaluado más de un 110% en lo que va de año, mientras los tipos de interés ascienden hasta el 60% y la infracción al 31%.

Hay varios factores que asustan a los economistas. Por un lado, un dólar cada vez más caro, algo que espanta a los países emergentes.

Por otro, la decepción que ha causado el Gobierno de Macri, del que se esperaba más después de años de Kichnerismo. Y, como consecuencia, “el espanto de que los peronistas, encabezados por la populista Cristina Kirchner, se alcen con el poder nuevamente en 2019”, opina Adrián Aquaro, de Trader College.

Imposible su reelección
Según un consultor empresarial de Buenos Aires, el inquilino de la Casa Rosada “puede ir despidiéndose de la reelección, porque estas cosas no se olvidan fácilmente”. Le queda poco más de un año de gobierno.

Empiezan a correr rumores de que los círculos empresariales bonaerenses están comenzando a apoyar a Roberto Lavagna, ex ministro de Economía, mientras la moneda argentina sigue en caída libre. El pasado 30 de agosto un dólar se cambiaba por 41 pesos, un mínimo histórico.

“Ya no cuenta con mucho más en su mano”, dice Ramón Morell”, de Experiencia Trading. Señala que Macri “ha recortado el gasto público, bajado impuestos a las exportaciones, aumentado las tarifas de los servicios subsidiarios, ha invertido las reservas, modificado el Gobierno, se ha endeudado, ha reestructurado la deuda local, ha subido los tipos de interes al 60% y ha pedido un rescate al Fondo Monetario Internacional”.

Un error de cálculo ahuyentó la inversión
Desde Rabobank indican que la inversión había “devuelto su confianza en el país por su compromiso con la entidad financiera”, pero un error de cálculo ha generado desconfianza y “ahuyentado a los inversores”.

El presidente argentino admitió que en mayo no había previsto necesitar que se liberaran 50.000 millones de dólares urgentemente porque pensaba que la economía aguantaría. Sin embargo, no fue así.

Macri “intentó desactivar la bomba, especialmente de déficit, que le dejaron sus antecesores, de forma gradual, financiando con crédito externo la ruina heredada”, explica Aquaro, por lo que dice que es una pena que pague las consecuencias de lo que otros, antes, hicieron mal.

La Fed sube los tipos de interés
El pasado febrero los mercados se tomaron en serio las subidas de tipos de interés de la Reserva Federal de Estados unidos, Fed.

El fundador de Trader College recuerda que fue “cuando los inversores comenzaron a ver que era momento de retirarse de economías volátiles e inseguras, para hacer un fly to quality y refugiarse en dólares”, con la consiguiente huida de la inversión en Argentina y el “descalabro actual”, unido a una inflación desbocada.

“Estados Unidos es uno de los factores desestabilizadores de los países emergentes en estos momentos”, asegura Morell. Por ello, a su juicio, Argentina “sigue abocada a la recesión”.

Efecto cascada del desplome
Así, el desplome del peso ha arrastrado a otras monedas, como el real brasileño, y a otras de países en desarrollo mucho más frágiles, como el rand sudafricano, la rupia india o la lira turca.

Así las cosas, Lukman Otunuga, de FXTM, señala que las divisas de Argentina o Turquía “están lejos de haber hallado un suelo”.

A su juicio, las perspectivas de estos dos países y de otros en desarrollo son “sombrías” ante una situación de tipos de interés más altos y el crecimiento de las tensiones comerciales de este otoño.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.