Lo que perdemos (en PIB) por machistas

Machismo: lo que perdemos (en PIB) por machistas

El machismo, la discriminación laboral de la mujer, suponen que cada año la economía española pierda un 18,5% del PIB, lo mismo que supuso el primer confinamiento. Es decir, 230.847 millones de euros anuales a causa de la falta de igualdad entre hombres y mujeres en el trabajo.

Es la primera y principal conclusión del informe de Closing Gap elaborado junto a la consultora PWC. Además, otra importante conclusión es que en España se tardarán 35 años en llegar a cierta paridad efectiva varón-mujer.

Así, se da la coincidencia de que el INE confirmó que el confinamiento y cerrojazo de la economía provocó la pérdida del mismo porcentaje de PIB que provoca el machismo cada ejercicio: el 18,5%. Y eso sólo fruto del machismo y la brecha salarial y de otras índoles.

Pero aún hay más. Esa discriminación de la mujer en el terreno económico se extiende más allá del 23% de media de la brecha salarial, según los últimos datos de la Agencia Tributaria. Supone una menor presencia de mujeres en órganos directivos.

Sólo el 30% de los asientos en los consejos de administración de las empresas cotizadas en el Ibex lo ocupan mujeres. Asimismo, una mayor feminización de sectores con menor desarrollo en la economía del siglo XXI.

De acuerdo con los datos ofrecidos, tan solo el 12% de los profesionales de la computación on-line son mujeres. A su vez, sólo el 25% para las especialidades en inteligencia artificial.

Al trabajar menos horas, estar peor pagadas y en sectores de menor valor añadido, la mujeres generan el 41,5% del PIB español. Y eso que representan el 51,4% de la población en edad de trabajar.

El PIB dejó de crecer un 23,6% en 2008 por culpa del machismo

Con todo, es cierto que se ha avanzado, pero no lo suficiente. En 2008, nuestro país dejaba de generar el 23,6% del PIB por culpa del machismo y la consecuente falta de paridad. En la actualidad, el 18,5%, lo que significa que aún queda mucho por hacer.

La crisis financiera, que se cebó en la construcción, un sector eminentemente masculinizado, aceleró la incorporación de la mujer en el mercado laboral. Pese a ello, aún hay que recorrer mucho camino y que la brecha de participación se vaya cerrando al alza. No hay que olvidar que en España se podrían ganar 3,2 millones de trabajadoras activas.

Este estudio deja claro que donde hay más brecha es en la falta de paridad a la hora de distribuir las responsabilidades familiares. Así, Closing Gap otorga un 44 de 100 al reparto de las tareas del hogar y el cuidado a los ciudadanos españoles. En otros asuntos, el indicador sube hasta 84,5, como en la salud.

Dicho esto, cabe esperar ciertos datos positivos a no muy largo plazo. La brecha de género en conciliación es la más grande, pero es la que a mayor ritmo se cierra. Tal es así que los investigadores creen posible que pueda haber desaparecido en 2040.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.