Los ultras del Brexit tratarán de amortizar este fin de semana a May

Los ultras del Brexit tratarán de amortizar este fin de semana a May

Los euroescepticos tratan de ganar adeptos para una moción de confianza contra la premier.
Sigue conformándose en Reino Unido un frente dentro del Partido Conservador con el fin de provocar la caída de Theresa May, primera ministra británica, y rechazar el acuerdo alcanzado con la Unión Europea sobre el Brexit. Jacob Reeb-Moog encabeza la rebelión y prepara una moción de confianza.

Ya son veinte los diputados que se han mostrado favorables a iniciar el proceso, pero necesitan alcanzar la cifra de 48 para llevarlo a cabo. Si lo consiguen, la premier deberá enfrentarse a una votación para medir los respaldos con los que cuenta entre los parlamentarios de su propio partido.

Un informe de Nomura dice que “no es cuestión de si va a haber o no moción, sino de cuándo se va a anunciar”. Otro, de Citigroup, advierte de que el país está al borde de una “crisis constitucional”. Si May pierde, los tories deberán elegir otro u otra premier y, si no se consigue un consenso, se llegaría a elecciones generales.

Entretanto, la primera ministra trata de recomponer su Gobierno después de las siete dimisiones. Ayer volvió a pedir unidad. De momento, Michael Gove, ministro de Medioambiente y firme defensor del Brexit, anunció que se quedaba para apoyar a la premier. Ante esto, la libra experimentó un alza y cerró con una subida de un 0,3%.

Liam Fox, otra de las personalidades más fuertes partidarias de la salida de Reino Unido de la Unión Europea, permanecerá también en el Ejecutivo. Ambos parecen ser una señal de que May continuará en el Gobierno y que el preacuerdo con Bruselas saldrá adelante.

El pacto ha sido bien visto por empresarios y analistas y los mercados en general. Permite que se amplíe el periodo de transición más allá de 2020 y suaviza las senda del Brexit. Así, Reino Unido continuará dentro de la unión aduanera y el mercado común durante ese periodo.

Amber Rudd, pro europea y ex ministra de Interior, fue nombrada ministra deTtrabajo. Steve Barclay, ex secretario de Estado de Salud, lo fue como ministro del Brexit. La importancia de este puesto es de una especial relevancia porque tendrá que ser quien dé el último visto bueno al preacuerdo y tratar de convencer al mayor número posible de diputados conservadores para que lo respalden. “No es momento de cambiar a nuestro líder”, dijo Rudd.

Mientras, May ha iniciado una frenética actividad para defender su liderazgo y el acuerdo alcanzado con Bruselas. En una rueda de prensa, el jueves por la tarde, insistió en que no dimitirá y que llevará el pacto del Brexit hasta el final “por el interés nacional”. El viernes respondía a preguntas de los oyentes y a una entrevista en una emisora de radio.

Según el informe de Nomura, la información que aparezca en los periódicos de hoy será esencial para el futuro. “Un tema clave será ver si los dominicales hablan de situación de locura o de unidad de partido. Esta será la señal para ver si puede seguir adelante la moción de confianza o no”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.