Los relatos de Aina. “Apostar al as”, por Aina Rotger.

Aina Rotger Carlón.

Toda la vida cubriéndose los miedos y las inseguridades con una espesa capa de maquillaje, acatando las órdenes de un marido policía que le dictaba qué jersey ponerse o cómo llevar la falda: ni demasiado larga ni demasiado corta, y con esa no salgas que es demasiado suelta. Pero se murió su Pepe y aunque pasó una temporada oscura lamentándose por la pérdida, moqueando su disgusto y sin saber qué es lo que tenía que hacer; un día la llamó su amiga Puri, esa que era delgada y resuelta, no como ella redonda y remilgada, y la invitó a una partida de cartas y se le abrió el horizonte; ahora, pese a su poca pensión, no pisa por casa y queda con Mari y Cecilia para apostar al as, va al cine con Marisa e incluso se ha apuntado a clases de salsa y sonríe al profesor. El pelo cada vez más cardado subiendo a las alturas de la nueva situación que vive con intensidad. ¿Quién le iba a decir que a su edad se atrevería a ponerse ese vestido que tanto odiaba su marido? ¿Y por qué no había descubierto antes la calle y sus alegrías? Ahora es una experta en escaleras de color y envites y florece, pasito a pasito, taconeando airosa.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.