Los Presupuestos más progresistas

Los Presupuestos más progresistas

Se aprobaron el viernes en el Consejo de Ministros y mañana se llevan al Congreso.
Este viernes, el Gobierno aprobó la remisión a las Cortes del proyecto de Ley de Presupuestos Generales del Estado, PGE, para 2019 los más progresistas de la historia, con una recaudación estimada de 227.000 millones de euros, un 9,5% más respecto a lo que se recaudó en 2018, gracias al crecimiento económico y a las medidas fiscales que se incluyen.

Cumplido este paso, mañana, a las 10 de la mañana, María Jesús Montero, ministra de Hacienda, llevará el proyecto al Congreso de los Diputados para que se inicie su tramitación parlamentaria, que, probablemente, durará unos tres meses.

En la posterior rueda de prensa el consejo de ministros, Montero subrayó que estos PGE fijan un “punto de inflexión” en la política económica y presupuestaria, puesto que se hacen compatibles la consolidación fiscal y el crecimiento del gasto público, redistribuye la riqueza y se inclinan hacia un modelo económico más “inclusivo y sostenible”.

La ministra ha querido insistir en que el Gobierno “no renuncia” a aprobar la senda de déficit del 1,8% para este año, pero ha señalado que estas Cuentas se han elaborado con una previsión de crecimiento del 2,2% para el 2019 y un déficit público del 1,3%, el que estableció el gobierno del PP. De lograrse aprobar la nueva senda de déficit, aportaría un margen adicional de 6.000 millones de euros, en especial para la Seguridad Social y las comunidades autónomas.

En cualquiera de los casos, los Presupuestos no podrán modificarse, aunque se aprobara la nueva senda, si estos ya han visto luz verde, pero servirían para que las administraciones públicas pudieran cerrar el ejercicio con un mayor margen de déficit.

Por su parte, Nadia Calviño, ministra de Economía, señaló que si no se aprueban los presupuestos el déficit será mayor al previsto puesto que ya se ha aprobado el aumento de gasto, con la subida de las pensiones, el salario de funcionarios, etcétera, y, en cambio, no tendrían contrapartida en ingresos. “No sería deseable desde el punto de vista económico, ya que España ha logrado una enorme confianza en los mercados internacionales, que le ha permitido unas condiciones de financiación muy beneficiosas”, destacó.

así, en estos presupuestos se contempla el aumento de los ingresos en todas las figuras tributarias, en especial el Impuesto de Sociedades, cuya recaudación se prevé que suba un 14,1%, hasta alcanzar los casi 27.600 millones de euros, gracias al aumento del tributo para las grandes empresas. También los ingresos por IRPF se incrementarán, según el proyecto de Presupuestos, un 4,9% respecto a lo que se recaudó en 2018. Así, se alcanzarían en esta partida los casi 86.500 millones por su lado, el IVA recaudar un 11,7% más, totalizando algo más de 78.300 millones de euros.

Por encima de los 23.000 millones, un 11,8% más, se ingresará por impuestos especiales, mientras que otros tributos recaudarán casi 12.000 millones de euros, lo que representa un 16,4% más que al cierre de 2018. En total, los ingresos tributarios alcanzan los casi 129.000 millones, un 11,9% más. A su vez, los ingresos no tributarios totalizan 25.745 millones de euros, una partida que retrocede un 2,6%. Así, el total de ingresos no financieros se sitúa en los 154.675 millones, un 9,2% más.

Siguiendo en el capítulo de ingresos, el Gobierno prevé una recaudación adicional te 5654 millones de euros gracias a los cambios fiscales introducidos en los nuevos presupuestos. Destaca el tipo mínimo del 15% en Sociedades, así como la limitación de algunas exenciones, lo que supondría 1.776 millones de ingreso.

También, se crea el Impuesto sobre Transacciones Financieras, que se confía en que recaudará 850 millones, así como la tasa digital, que supondría en torno a los 1.200 millones, la subida del IRPF para las rentas más altas, 328 millones, la fiscalidad verde, 670 millones, el aumento del 1% del Impuesto sobre el Patrimonio, 339 millones, la limitación de los pagos en efectivo 218 millones, el refuerzo de la lista de morosos, 110 millones, y, por último, la adopción de las mejores prácticas en la prevención y lucha contra el fraude por lo que se espera ingresar 500 millones.

No obstante, dentro del capítulo de ingresos, también hay algunos que caen debido a las rebajas fiscales que se aplicarán a las pymes, bajando del 25% al 23% el tipo de sociedades por lo que la recaudación caerá en 260 millones. Igualmente, la reducción del IVA de los servicios veterinarios y en los productos de higiene femenina, supondrán una reducción de ingresos de 35 millones y de 18 millones, respectivamente. También la rebaja del IVA de los libros electrónicos representará una reducción de recaudación de 24 millones.

No obstante, los nuevos impuestos, el de transacciones financieras y la tasa digital, no entrarían en vigor hasta mediados de año, por lo que se deberán compensar los ingresos previstos con un “colchón” que el Gobierno prevé en el IVA. Se trata de la implantación del Suministro de Información Inmediata, lo que servirá para que este año se recaude, por este impuesto, un mes más, 13 en vez de 12, y que representa 5.000 millones de euros extra.

Cabe destacar, según señaló la ministra Montero, que las partidas destinadas a política social se incrementan en 12.600 millones, por lo que más del 57% del gasto público se destina a gasto social, por encima de los 209.500 millones de euros. Todas las partidas de gasto suman un total de 365.520 millones de euros.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *