Los pensionistas se echan a la calle en respuesta al desprecio del Gobierno

Los pensionistas se echan a la calle en respuesta al desprecio del Gobierno

Para exigir “pensiones dignas”, llegaron a las puertas del Congreso.
Miles de pensionistas salieron a las calles de toda España para exigir pensiones dignas. En Madrid, consiguieron romper el bloqueo policial y llegaron hasta la escalinata de los leones, a las puertas del Congreso y la que da acceso a los diputados, cortando el tráfico de la carrera de San Jerónimo durante tres horas. En otras ciudades como Barcelona, Bilbao, Zaragoza, A Coruña o Pamplona también se registraron masivas movilizaciones contra el Gobierno. El objetivo era único: reclamar subidas que al menos permitan soportar el ritmo de la inflación y no perder poder adquisitivo. En Madrid, la manifestación tuvo un especial seguimiento masivo, con, según fuentes policiales, entre 3.000 y 4.000 manifestantes, convocadas por la coordinadora estatal por la defensa del sistema público de pensiones, sindicatos y otros colectivos. Aprovechando que un grupo muy numeroso había accedido por la parte superior de la calle, los pensionistas que estaban frente al Congreso, en la otra acera, rebasaron las vallas y la unión de ambos grupos superó a los agentes que allí estaban y que tampoco utilizaron ningún tipo de fuerza para cerrarles el paso. Así, gritando consignas como “somos pensionistas, no terroristas”, “hasta las pensiones nos quieren robar”, “vergüenza” o “ladrones” los jubilados reivindicaban pensiones dignas y medidas del Gobierno para solucionar una situación por la que, con el índice actual de revalorización de sus pagas, pierden poder adquisitivo.
Diputados de Podemos e Izquierda Unida salieron para unirse a los manifestantes, como también lo hizo la ex ministra Matilde Fernández. El diputado del PSOE Rafael Simancas también salió a acompañar la protesta, aunque fue increpado por algunos presentes. Para el socialista, que los pensionistas estén enfadados con el PP está justificado: “Tienen toda la razón del mundo, llevan toda la vida trabajando y ahorrando y ahora el PP y Ciudadanos están impidiendo que suban las pensiones al menos lo que sube el coste de la vida. Se está empobreciendo y robando a los pensionistas”, manifestó Simancas al pie de la manifestación. En la misma línea se expresó Íñigo Errejón, de Podemos, quien denunció que el Gobierno está bloqueando con vetos o retrasos una solución a este asunto: “El Gobierno tiene que dejar de insultar a los pensionistas españoles. Dejar de decirles que ahorren en café o decirnos a nosotros que ahorremos todos los años un poquito. Las pensiones son un derecho y aquellos que nos dicen que no son sostenibles es porque tienen pensiones privadas”, añadiendo que los pensionistas no sólo están defendiendo lo suyo, sino lo que “va a quedar” a las próximas generaciones.

“Menos ladrones, más pensiones”
Esta fue una de las consignas que se pudo oír en la manifestación de Bilbao, junto con “si nos roban las pensiones, ya vendrán las elecciones” o “si nos cabreamos, no votamos”. En Cataluña, la más numerosa recorrió Barcelona, pero hubo otras ocho ciudades catalanas en las que se movilizaron los pensionistas. Los manifestantes en Valencia, frente al ayuntamiento, quemaron las cartas recibidas que les informaban de la subida del 0,25%, mientras que Xulio Ferreiro, alcalde de A Coruña, remarcó, en la de esta ciudad gallega, que esta subida es indignante y que está en juego el futuro de todos. Los convocantes de la manifestación de Zaragoza señalaron, en la plaza del Pilar, que la situación de insuficiencia de las pensiones es “un problema de toda la sociedad”, mientras que los organizadores de las movilizaciones en Valladolid destacaron que hay que garantizar la sostenibilidad las pensiones y que para ello sólo es cuestión de voluntad política. En Oviedo se ha pedido que el sistema público de pensiones se blinde, a la vez que en Pamplona un gran lazo marrón colgaba en el ayuntamiento como protesta por la “ridícula subida de las pensiones”; en Mérida, los jubilados amenazaron con utilizar “su principal arma”: el voto.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.