Los paletos no pudieron imponer su estupidez en el Barça-Real Madrid

Los paletos no pudieron imponer su estupidez en el Barça-Real Madrid

Se esperaban altercados antes, durante y después del encuentro de Liga entre el FC Barcelona y el Real Madrid en el Camp Nou de ayer. Y los hubo, pero la incidencia ha sido menor que la pretendida, salvo algunos casos aislados. Incluso Tsunami Democràtic ha reconocido el fracaso.

Esta organización anónima había conseguido congregar a cerca de 5.000 personas, según la Guardia Urbana, a las 17:00, tres horas antes de que diera comienzo el partido. Sin embargo, el fuerte dispositivo policial ha impedido que cumpliera sus propósitos. A las 16:00, hora de la convocatoria, no se había presentado ni un alma.

Con todo, hasta las 22:00 ha habido cinco detenciones. En el exterior del estadio del Barça se complicaban las cosas por la actuación de ultras e independentistas, que prendieron fuego varias barricadas. Hasta el término del encuentro, los servicios de emergencias catalanes atendieron a 21 personas con heridas leves.

Los momentos más tensos se produjeron cuando, a lo largo de la segunda parte, se multiplicaron los contenedores ardiendo. Esto preocupaba a los Mossos d’Esquadra por la salida de los más de 90.000 espectadores. En cambio, fueron apagados a tiempo de facilitar la salida del público.

Fue importante que el club barcelonés decidiera prohibir las pancartas que Tsunami Democràtic había preparado con la leyenda “SpainSitAndTalk” y que había pedido a los aficionados que levantaran desde que empezara a sonar el himno del Barça hasta que diera comienzo el encuentro, mientras gritaban “Sit and Talk”.

La decisión de la directiva culé provocó que la organización anónima emitiera un comunicado en que acusaba al FC Barcelona de censura y protestando por impedirles ejercer lo que ellos dicen que es libertad de expresión.

Los servicios de seguridad del club requisaron cientos de estas cartulinas y también caretas con la imagen de Messi que los independentistas habrían utilizado para ocultar su identidad. Sin embargo, los 2.000 vigilantes de seguridad privada llevaron a cabo un exhaustivo control de acceso.

En el interior del estadio, el partido tuvo que pararse durante unos minutos porque grupos de soberanistas consiguieron colar balones hinchables amarillos, con igual leyenda que las pancartas, que lanzaron al terreno de juego. Por lo demás, absoluta tranquilidad, salvo la tensión propia de un encuentro así.

Sí se han producido graves disturbios ya terminado el Clásico y los Mossos han tenido que cargar con dureza contra los radicales, que comenzaban a lanzar adoquines. Incluso algunos manifestantes han atacado a un furgón de la policía autonómica y agredido a un agente.

Poco más. Respecto al duelo Barça-Real Madrid, tablas a cero después de un intenso encuentro no exento de jugadas polémicas y dureza del juego. Nada anormal en un Clásico en el que ambos equipos se jugaban el liderato en la clasificación. De momento, lo retienen los culés.

1 thought on “Los paletos no pudieron imponer su estupidez en el Barça-Real Madrid”

  1. Lo mas paleto y con mala fe en este partido fue el arbitraje. Vaya cruz que tiene el Madrid con ese arbitro y a saber si el Var le dijo algo, porque es enemigo total del equipo blanco.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.