Los obispos apoyan el 155

Califican de grave y perturbador Carles Puigdemont declarara la independencia de Cataluña.
Durante el discurso inaugural, ayer, de la 110a Asamblea Plenaria, el presidente de la Conferencia Episcopal Española, el cardenal arzobispo de Valladolid, Ricardo Blázquez, mostró, en nombre de los obispos españoles, el apoyo al “restablecimiento del orden constitucional”. Al comienzo de dicha asamblea, declaró que “nos entristeció la declaración unilateral de independencia del día 27 del pasado mes de octubre. Significaba la ruptura del orden constitucional que los españoles nos hemos dado hace cuarenta años, juzgamos que la declaración de ruptura es un hecho grave y perturbador de nuestra convivencia, que va más allá de las discrepancias entre las formaciones políticas”, apelando a la Constitución que, dijo, “se gestó, redactó y fue aprobada en las urnas, como fruto del consenso entre todos”. Blázquez entiende que la Constitución es reformable a medida que pasa el tiempo, pero esa reforma debe realizarse siguiendo los procedimientos establecidos en la propia Carta Magna. “Es comprensible que el paso del tiempo y la vitalidad de la sociedad fuera mostrando la conveniencia de reformar o añadir aspectos nuevos en la Constitución para que siempre sea actual, pero ella misma indicaba los procedimientos para introducir los cambios oportunos”, defiende, y afirma que la Iglesia “desea continuar cumpliendo su misión de reconciliación y pacificación”.
La crisis en Cataluña ha afectado a las relaciones sociales, eclesiales y familiares, reconoció, y que “por el respeto a la libertad de todos, la mutua confianza y la concordia serena”, todos deben esforzarse para que los lazos se reestablezcan. Si durante la Transición la convivencia y la concordia fueron posibles, reflexionó, “también hoy es posible la convivencia en la diversidad”, mediante el diálogo social e institucional para, así, “continuar construyendo una sociedad en paz, en libertad y en justicia”.
Las declaraciones de obispos y parte de la curia española antes del 1-O género sensaciones diversas. Los obispos catalanes se habían pronunciado pidiendo una salida “pacífica y democrática”, y, previamente, los obispos se habían ofrecido a colaborar en el diálogo, oferta que no sentó muy bien en el PP. Más de 300 sacerdotes, diáconos y religiosos catalanes defendieron que votar en el referéndum de octubre era “legítimo y necesario”. No obstante, la Iglesia se ha mantenido neutral en la mayoría de los casos, a pesar de lo cual, dos días después del 1-O, Mariano Rajoy se reunión en Moncloa con Juan José Omella y Carlos Osoro, arzobispos de Barcelona y Madrid, respectivamente, aunque no se conoció el contenido del encuentro. Oficialmente, la Santa Sede no se ha pronunciado, si bien, según fuentes de la Embajada de España ante el Vaticano, el Papa Francisco defendió la legalidad ante Gerardo Bugallo, el nuevo embajador el pasado mes de octubre.

1 thought on “Los obispos apoyan el 155”

  1. No nos engañemos una vez más sobre la actitud de la Iglesia Católica en este asunto. Independientemente de la argumentación (totalmente válida para mí) de Lenin sobre el comunismo y la I.C. en su lecho de muerte, ésta es una institución que dura dos milenios -y lo que seguirá- porque siempre tiene peones en todos los frentes, sean del motivo que sean.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.