Los manifestantes de Hong Kong llevan su voz al Congreso de Estados Unidos

Los manifestantes de Hong Kong llevan su voz al Congreso de Estados Unidos

Los activistas de Hong Kong, y en concreto Joshua Wong, pretenden lograr que el Congreso de Estados Unidos apoye sus reivindicaciones. “Esperamos conseguir el apoyo de ambos partidos” y confía en que los congresistas incorporen una cláusula de derechos humanos en las negociaciones comerciales que mantiene el país norteamericano con China.

Además, intenta convencerlos para que aprueben una Ley de Derechos Humanos y Democracia de Hong Kong. Ésta exigiría una verificación anual del especial trato que Estados Unidos ha dado a la ciudad durante décadas, con privilegios comerciales y empresariales. La ley también implicaría que aquellos cargos públicos chinos y hongkoneses que debiliten la autonomía de Hong Kong puedan ser sancionados.

“Continuaremos nuestra protesta con nuestro rumbo hacia unas elecciones libres. No veo ninguna razón para que nos rindamos y es hora de que el mundo apoye a Hong Kong”, ha dicho Wong justificando las protestas en Kowloon Bay de este sábado en las que no se registraron los mismos disturbios que en semanas anteriores.

Carrie Lam, la jefa del Gobierno de Hong Kong, ha anunciado varias concesiones a los activistas con el fin de acabar con las manifestaciones. Entre ellas, la retirada definitiva de la ley de extradición. No obstante, los manifestantes afirman que las medidas llegan demasiado tarde.

Por su lado, China niega haberse entrometido y reitera que Hong Kong es un “asunto interno”. Acusa, en cambio, a Estados Unidos y Reino Unido de alentar la inestabilidad, además de advertir de los daños que se están produciendo en la economía.

Los activistas hongkoneses piden también la liberación de los detenidos por violencia y la apertura de una investigación independiente acerca de la brutalidad policial. También, que se retire la palabra “motín” al referirse a las manifestaciones, así como reivindican el derecho del pueblo a elegir a sus propios líderes.

Cuando Hong Kong volvió bajo soberanía de China en 1997, el gigante asiático se comprometió a mantener el régimen de derechos y libertades que tenía, naciendo el principio de “un país, dos sistemas”. En cambio, muchos ciudadanos hongkoneses creen que China está destruyendo la autonomía de la ciudad.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.