Los españoles beben menos alcohol, pero fuman más cannabis

Los españoles beben menos alcohol, pero fuman más cannabis

El consumo de alcohol sigue manteniéndose en “niveles altos”.
Según datos ofrecidos por la XII Encuesta sobre Alcohol y Drogas en España, EDADES, 2017/2018, el consumo de alcohol ha bajado en los últimos años entre la población española de entre 15 y 64 años, manteniéndose en “niveles altos”. Por contra, aumenta el consumo de tabaco y cannabis.

María Luisa Carcedo, ministra de Sanidad, Consumo y Bienestar Social, ha señalado que “hay un consumo estable en todas las drogas, pero sí hemos observado un pequeño repunte en el consumo de tabaco y cannabis, especialmente entre los jóvenes y, por ello, vamos a adoptar medidas específicas para reducir el número de fumadores y evitar que haya nuevos consumidores”.

Por su parte, Azucena Martí, delegada del Gobierno para el Plan Nacional sobre Drogas, ha informado que, a nivel general, el alcohol sigue siendo la sustancia más consumida, un 75,2%, seguida del tabaco, un 40,9%, que ha subido respecto al 40,2% de 2015, los hipnosedantes con o sin receta, que ha caído hasta el 11,1% frente al 12% de 2015, y el cannabis, que también ha aumentado hasta el 11%, cuando en 2015 era del 9,5%. La cocaína se sitúa en un nivel de consumo de un 2,2%, el éxtasis, un 0,6%, a los alucinógenos, un 0,4%, anfetaminas un 0,5%, y heroína, un 0,1%, mismo porcentaje que los inhalantes volátiles.

Las edades de inicio en el consumo no presentan cambios reseñables. Las sustancias legales (alcohol y tabaco) son las que se prueban a una edad más temprana, mientras que los hipnosedantes son los que se comienzan a consumir a una edad más tardía.

Por sexos, los hipnosedantes y los analgésicos opioides son las únicas sustancias cuyo consumo está más extendido entre las mujeres (en el último año 14,1% frente a 8,1% de hombres para hipnosedantes y 7,4% frente a 5,9% de hombres para analgésicos opioides). En el caso del cannabis el porcentaje de hombres que lo consume duplica ampliamente al de mujeres (15,4% frente a 6,6%) y en el caso de la cocaína esta diferencia por sexo incluso llega a triplicarse (3,4% hombres y 1,0% mujeres).

El patrón de policonsumo continúa estando muy extendido. Se concentra en hombres de 25 a 34 años e incluye muy frecuentemente (en el 90% de los casos) el consumo de alcohol y cannabis.

Por edades, aumenta ligeramente el consumo de drogas entre el grupo de población de 15 a 17 años. En el último año, el 60% de los menores encuestados ha consumido alcohol (58% en la anterior edición de la encuesta) y el 25,4% tabaco (20,6% en 2015).

El 14,3% de los menores de 18 años han consumido cannabis en el último año (12,6% en 2015), cifra que duplica al porcentaje de consumidores de cannabis mayores de 45 años (7,8%).

Los hipnosedantes (con o sin receta), alcanzan el 1,7% de prevalencia en este grupo de edad, mientras que estimulantes como el éxtasis y la cocaína se sitúan en el 0,6% y 1,5% respectivamente.

Concretando por sustancias consumidas, las prevalencias de consumo de alcohol alguna vez en la vida, durante el último año y durante el último mes permanecen estabilizadas desde 2005: El 91,2% de las personas de 15 a 64 años han consumido bebidas alcohólicas alguna vez en la vida, el 75,2% en el último año, el 62,7% en el último mes y el 7,4% diariamente en el último.

La cifra de consumidores diarios de alcohol (7,4%) es la más baja de toda la serie de encuestas sobre drogas a población general española, cuyo inicio data de 1995.

En 2017 también desciende el porcentaje de consumidores alguna vez en la vida (93,2% en 2015), en el último año (77,6 en 2015%) y diariamente en el último mes (9,3% en 2015).

Entre la población de 15 a 64 años que ha consumido bebidas alcohólicas en la última semana, la cerveza cuenta con la mayor proporción de consumidores seguida del vino y cubatas.

Respecto a los consumos intensivos de alcohol el 5,1% de la población de 15 a 64 años (aproximadamente 1.600.000 personas, entre las cuales 1.200.000 son hombres y 400.000 son mujeres) ha realizado un consumo de riesgo (ESCALA AUDIT ≥8), valor que permanece estable desde 2009 (4,8% en 2009 y 5,0% en 2013). El 18,6% reconoce haberse emborrachado en el último año, aumenta el porcentaje respecto a 2015 (16,8%). El 7,1% se ha emborrachado en el último mes (6,5% en 2015).

Se considera binge drinking o consumo en atracón: consumir cinco o más bebidas alcohólicas en una ocasión de aproximadamente dos horas en hombres y cuatro o más bebidas alcohólicas en una ocasión de aproximadamente dos horas en mujeres. En 2017 el 15,1% de la población de 15 a 64 años reconoce haber hecho binge drinking en los últimos 30 días, dato inferior al observado en 2015 (17,9%).

Respecto al tabaco, en 2017 el 69,7% de la población de 15 a 64 años reconoce haber fumado alguna vez en la vida, el 40,9% en el último año, el 38,8% en el último mes y el 34,0% diariamente en el último mes (un 3,6 puntos porcentuales más que en 2011).

Entre los fumadores, dos de cada tres se han planteado dejar de fumar y, de éstos, dos de cada tres lo ha intentado.

Cigarrillos electrónicos. En 2017, el 8,8% de la población de 15 a 64 años (9,6% de los hombres y 8,1% de las mujeres) ha usado cigarrillos electrónicos (con o sin nicotina) alguna vez en la vida, el 3% en el último año y el 1,5% en el último mes.

En este sentido, la ministra subraya que es necesario hacer cumplir la actual ley del tabaco y ha avanzado que en el seno de la Comisión Europea se está trabajando en tomar nuevas medidas, más eficaces y con evidencia científica, para la prevención del consumo de tabaco, así como poner límite a los efectos del tabaquismo pasivo y rebajar la cifra del número de fumadores. Sin embargo, no detalló qué medidas se van a adoptar.

Se estabiliza el consumo de hipnosedantes. Los datos reflejan que el 20,8% de la población de 15 a 64 años los ha probado alguna vez en la vida, el 11,1% en el último año, el 7,5% en el último mes y el 5,9% los consume a diario.

Este conjunto de sustancias se comienza a consumir, a una edad muy tardía (34,4 años) y es la única droga estudiada, junto con los analgésicos opioides, cuyo consumo está más extendido entre las mujeres (14,1% en el último año) que entre los hombres (8,1% en el último año). El tramo de edad que presenta mayor proporción de consumidores es el de las mujeres de 55 a 64 años.

Este año por primera vez se ha introducido en la encuesta EDADES un módulo específico referente al consumo de analgésicos opioides. En 2017, el 14,5% de la población española de 15 a 64 años ha consumido analgésicos opioides alguna vez en la vida, el 6,7% los ha consumido en el último año y el 2,9% los ha consumido en el último mes. Los analgésicos opioides más consumidos son codeína, tramadol y morfina. La mayoría de los consumidores (95,7%) los obtuvieron con receta médica y más de la mitad los tomó por dolor agudo (65%).

Las mujeres consumen analgésicos opioides en mayor proporción que los hombres para todos los tramos temporales (alguna vez en la vida, último año y último mes).

El cannabis es la sustancia ilegal más consumida en la población española. En 2017 empezaron a consumir 223.000 personas (casi la mitad son menores) frente a los 159.000 que iniciaron en 2015. Respecto al porcentaje de consumidores, el 35,2% de la población de 15 a 64 años ha consumido cannabis alguna vez en la vida, el 11,0% lo ha consumido en el último año, el 9,1% en el último mes y el 2,1% diariamente en el último mes (en 2015: 31,5% alguna vez, 9,5% últimos 12 meses, 7,3% últimos 30 días y 2,1% diariamente). Se estima que, en 2017, 647.000 personas (519.000 hombres y 128.000 mujeres) han consumido cannabis diariamente.

Respecto a los consumidores problemáticos de cannabis, es decir, aquellos que puntúan cuatro o más en la escala CAST, el 1,6% de la población y el 15,9% de los que han consumido en el último año han realizado un consumo problemático de cannabis. Son valores inferiores a los detectados en 2015 (1,8% y 21,2% respectivamente). Se estima que, en 2017, 496.828 personas ha realizado un consumo problemático de cannabis. La prevalencia entre hombres triplica a la de mujeres y el grupo de edad más afectado es el de 15 a 24 años.

A este respecto, Carcedo destacó que “con esto queda claro que el problema de las adicciones a las drogas afecta a la población joven y más vulnerable. Por ello, es necesario no bajar la guardia y seguir trabajando en la puesta en marcha de medidas que contribuyan a lograr las metas reflejadas en la última estrategia del Plan Nacional sobre Drogas”.

En 2017 las prevalencias de consumo indican que el 10,3% de la población de 15 a 64 años ha consumido cocaína alguna vez en la vida, el 2,2% la ha consumido en el último año y el 1,1% en el último mes. El consumo se da mayoritariamente en hombres (3 de cada 4 consumidores) con una edad media de 36,6 años. Respecto a los nuevos consumidores, en 2017 empezaron a consumir esta sustancia 85.000 personas.

El consumo de heroína sigue estabilizado en niveles muy bajos. En 2017 el 0,6% de la población de 15 a 64 años ha probado esta sustancia alguna vez en la vida y el 0,1% en el último año y en el último mes. El perfil del consumidor es el de un hombre mayor de 35 años.

Se observa una estabilización del consumo de éxtasis, anfetaminas, alucinógenos e inhalables volátiles en el último año en ambos sexos. Las prevalencias de consumo en el último año se sitúan por debajo del 0,7% para éxtasis (0,6%), anfetaminas (0,5%), alucinógenos (0,4%) e inhalables (0,1%). El consumo de alucinógenos alguna vez en la vida aumenta respecto a la encuesta anterior (4,5% en 2017 y 3,8% en 2015).

El 1,1% de la población de 15 a 64 años ha probado alguna vez en su vida alguna nueva sustancia psicoactiva. Disminuye el porcentaje desde el 3,4% de la encuesta anterior. Son consumos experimentales realizados mayoritariamente por hombres de 25 a 44 años.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.