Los ejercicios militares de Estados Unidos en el Golfo Pérsico pueden acabar con una declaración de guerra de Irán

Los ejercicios militares de Estados Unidos en el Golfo Pérsico pueden acabar con una declaración de guerra de Irán

En plena escalada de tensión entre el régimen iraní y la Administración de Donald Trump, el Grupo de Ataque de Portaviones XII de la Armada estadounidense ha llevado a cabo una serie de ejercicios militares en el mar Arábigo, con la participación del USS Abraham Lincoln y un bombardero B-52, según ha indicado el Mando Central de Estados Unidos.

Según el comunicado del ejército, también han participado en las maniobras militares cazas F/A 18 Super Hornet, helicópteros navales MH-60 Seahawk y aviones de alerta temprana E-2D Advanced Hawkeye. Se llevaron a cabo “varios ejercicios conjuntos llamados a mejorar la táctica operativa en algunos ámbitos de acciones armadas”, ensayando combate aéreo y ataques “para defender el patrimonio nacional”, dice el texto.

Según ha declarado el teniente general Joseph Guastella, comandante del Mando Central de la Fuerza Aérea, “nuestras unidades terrestres, aéreas y navales son aún más fuertes y eficaces cuando se unen. Estamos preparados para hacer frente a cualquier amenaza contra las fuerzas de Estados Unidos en esta región”.

En las últimas semanas, el Gobierno estadounidense ha aumentado la presencia de fuerzas norteamericanas en Oriente Próximo, enviando misiles Patriot, bombarderos B-52 y cazas F-15, en lo que John Bolton, asesor de Seguridad Nacional, ha calificado como un mensaje dirigido a Irán.

Ya a finales de mayo la Administración Trump hizo saber que enviaría 1500 efectivos y un batallón de sistemas de defensa antiaérea Patriot, así como aviones de reconocimiento a la región, una decisión tomada en función a “múltiples informes creíbles sobre un posible ataque contra personal de Estados Unidos” en Oriente Próximo.

Por su parte, el ayatolá Alí Jamenei, líder supremo iraní, aseguró que no tiene intención de ir a la guerra pero que continuará resistiendo a las presiones de Washington.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.