Los dinosaurios tenían un sistema de aire acondicionado propio

Los dinosaurios tenían un sistema de aire acondicionado propio

Las vías respiratorias de estos animales tenían unos conductos nasales muy largos y enrollados.
Los cuerpos de los dinosauros eran enormes y retenían mucho calor, esto podía ser muy perjudicial para ellos, sobre todo, para su cerebro que, puesto que era bastante pequeño, podía ser objeto de daños irreparables. ¿Qué hacer para evitar ese riesgo?

Unos investigadores de la Universidad de Ohio han hallado la explicación. Tras la reconstrucción de la estructura de las narices de dos clases de dinosauro: el Panoplosaurus, de tamaño similar a un hipopótamo, y el Euoplocephalus, de un tamaño tan grande como el de un rinoceronte.

A través de un método mediante el cual se combina la tomografía computerizada con el movimiento de fluidos, los investigadores, según informa Quo, han utilizado un sistema de recreación para poder visualizar las vías respiratorias de estos animales y el modo en que el aire discurría por ellas. El resultado de la investigación nos ha mostrado que los conductos nasales de estos dinosauros eran muy largos y enrollados.

Por medio de las simulaciones se reveló que estos conductos poseían gran eficacia en el hecho de calentar y humedecer el aire que aspiraban del exterior, antes de que éste aire entrase en los pulmones. Además de esto, los investigadores comprobaron que, procedente del corazón, salía un suministro de sangre y se dirigía al cerebro, en una zona cercana de donde estaban situados los canales nasales.

Por medio de estas simulaciones pudieron comprobar que las fosas nasales obtenían la humedad de esa sangre, y contribuía a enfriarla antes de que alcanzase el cerebro.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.