Los contratos de publicidad de Bankia pueden condenar a Rodrigo Rato

Los contratos de publicidad de Bankia pueden condenar a Rodrigo Rato

Anticorrupción pide para él cuatro años de cárcel y multa de 2,5 millones de euros.
Las supuestas comisiones irregulares en los contratos de publicidad de Bankia podrían llevar a Rodrigo Rato a una condena de cuatro años de prisión y multa de 2,5 millones de euros, como solicita la Fiscalía Anticorrupción. La misma sanción económica y tres años de cárcel pide para José Manuel Fernández Norniella, ex secretario de Estado de Comercio y ex consejero consultivo de la entidad bancaria.

Así queda reflejado en el escrito de acusación provisional que ha remitido Anticorrupción al Juzgado de Instrucción número 31 de Madrid. Éste ordenó el pasado 21 de febrero el procesamiento del ex presidente de Bankia, Norniella, otras 13 personas y dos mercantiles relacionadas con los contratos suscritos por la entidad bancaria, en los ejercicios 2011 y 2012, y Publicis y Zenith Media, por los que habrían cobrado una comisión de 2,02 millones de euros.

Según sostiene la Fiscalía, Rato se aprovechó, al llegar a la Presidencia de CajaMadrid, para colocar en la entidad a “varias personas de su máxima confianza a fin de permitirle un férreo control de la misma”, en especial en todo aquello que tuviera que ver con los contratos de publicidad acerca de la expansión de la marca Bankia y de su salida a Bolsa.

Más en detalle, lo hizo para sacar “provecho económico personal” de los costosos contratos publicitarios, sirviéndose de tres personas con quienes tenía lazos “personales y profesionales”, mediante las cuales dirigía las comisiones, “astillas”, como coloquialmente las llamaba, pagadas por las empresas contratadas por Caja Madrid y que, finalmente, acababan en una sociedad de Rato, Kradonara.

Anticorrupción identifica a las tres personas: Teresa Arellano, su secretaria, Miguel Ángel Montero, administrador de las empresas familiares, y el propio Norniella. También señala a Alberto Portuondo, Beatriz Colomer y Miguel Robledo, a quienes identifica como parte de un “grupo de presión” dentro de la Dirección General de Comunicación y Marca, el departamento encargado de las contrataciones publicitarias.

En el escrito provisional, de 14 páginas, la Fiscalía analiza el desarrollo del plan de Rato “para cobrar comisiones dimanantes” de los contratos de publicidad. Fue cuando Portuondo, introducido como asesor externo de Bankia, contactó con el asesor de Francisco Xavier Olazábal, director de Publicis, a mediados de 2010 para que dicha agencia y Zenith accedieran en “condiciones ventajosas y preferentes a los concursos de publicidad que se iban a orquestar”.

Los ejecutivos de estas dos empresas aceptaron la propuesta del asesor externo de Bankia “sabedores de las ‘ventajas’ que el pago de comisiones iba a generar” a sus compañías. Portuondo habría utilizado a Albisa, una sociedad suya, como empresa pantalla para ingresar los presuntos beneficios irregulares cuyo origen era Publicis y Zenith. En concreto, según Anticorrupción, en 2011 ingresó 1.244.130,72 euros, y un año después 778.023,80 euros. Kradonara recibió más de 800.000 euros. La fiscal destaca que el pago de comisiones desde las dos mercantiles finalizó después de que Rato abandonara Bankia en mayo de 2012.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *