Lluís Salvadó, ex secretario de Hacienda de la Generalitat, a su secretaria: «Coge los papeles y tíralos al patio»

Lluís Salvadó, ex secretario de Hacienda de la Generalitat, a su secretaria: "Coge los papeles y tíralos al patio"

Continúan las declaraciones en el Tribunal Supremo.
Durante su declaración en el juicio al procés que se sigue en el alto tribunal, un guardia civil ha confirmado que Lluís Salvadó, ex secretario de Hacienda de la Generalitat -en la fotografía-, ordenó a su secretaria que tirara los papeles al patio: “Entra al despacho, coge la pila de papeles y tíralos al patio”, manifestó el agente del Instituto Armado, que participó en los registros del 20 de septiembre de 2017 en despachos de la Generalitat, siguiendo la orden del Juzgado de Instrucción número 13 de Barcelona.

Los hechos sucedieron en la mañana en que la Guardia Civil tenía orden de detener al ex secretario de Hacienda y registrar su domicilio y su despacho. El agente declaró sin que su imagen fuera captada por las cámaras de la televisión institucional, lo que ha provocado las protestas de los abogados de Oriol Junqueras, Raül Romeva y Jordi Cuixart, al entender que se puede estar vulnerando el derecho de defensa.

El guardia civil relató que la primera entrada y registro se llevó a cabo en el domicilio de Salvadó, donde llamaron a la puerta y tardó “tres o cuatro minutos en abrir”. En ese tiempo, pudieron escuchar al ex secretario de Hacienda hablar por teléfono, razón por la que había tardado en abrir, como dijo, “en un intento de excusar la tardanza”, que estaba hablando con su secretaria. Gracias a que el teléfono móvil de Salvadó estaba intervenido, la investigación corroboró que en esa llamada pidió a la secretaria que entrara en el despacho cogiera los papeles y los tirara “al patio” de la Consejería.

En relación al registro en el despacho del ex secretario de Hacienda, el agente destacó una “carpetilla azul” con los títulos “escenario de guerra y escenario de guerrilla” que contenía “dos folios manuscritos con medidas jurídicas financieras que podría tomar el Estado español por los planes independentistas y la respuesta que ellos podrían dar”. Dichos documentos se encuentran, reveló el guardia civil, bajo llave, de la que solo dispone de una copia el jefe del grupo, en un almacén al que solamente se puede acceder a través de un dispositivo que previamente analiza la huella dactilar.

El agente también contó que Oriol Junqueras llegó poco antes de terminar el registro del despacho y, aunque se le advirtió de que no podía mantener contacto con Salvadó, él hizo caso omiso y saludó y abrazó al ex secretario y tuvo una breve conversación en catalán, algo que anotó la letrada de la Administración de Justicia pero de lo que el guardia civil puntualizó que no podía asegurarlo, preguntado por Andreu van den Eynde.

El agente llevó a cabo otra diligencia en relación a ese día. Analizó las grabaciones tomadas por tres televisiones de la multitudinaria concentracion frente a la Consejería. Admitió, preguntado por Jordi Pina, abogado de Jordi Sànchez, que seleccionó el material del que aportaron las televisiones de casi ochenta horas de grabaciones, eligiendo los “pantallazos” en los que no aparecían los grupos musicales que tocaban en un escenario enfrente de la Consejería.

El testigo declaró que él no diría que había un “ambiente festivo”: “Lo que vi fue una multitud de gente gritando contra toda persona que entraba y salía de la Consejería que no fueran identificados. Las imágenes de interés no son un concierto, sino el asedio a la Consejería”, manifestó.

Asimismo, el guardia civil intervino en otra diligencia relacionada con la investigación acerca de los vehículos de la Guardia Civil que fueron “devastados por la multitud”, como así lo describió. Aportó la novedad de que encontró en su interior un bolso y una riñonera cuyos dueños fueron localizados y a quienes devolvió sus pertenencias. Del bolso dijo que pesaba una denuncia por robo y de la riñonera, que el propietario fue identificado en las grabaciones “como una de las personas que más hostigaron a los agentes”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.