Llega la cuarta ola de coronavirus

Llega la cuarta ola de coronavirus

La cuarta ola de coronavirus ya está llegando a Italia, Francia y Alemania, después de que países como República Checa, Estonia o Polonia estén inmersos en ella.

En el país transalpino apenas tuvieron tercera ola gracias a las rigurosas medidas. Parecía que su sistema de zonas funcionaba, pero dejó de hacerlo y ahora medio país está en zona roja.

Mario Draghi, primer ministro italiano, ha decretado el cierre de colegios, comercios, hostelería y el confinamiento domiciliario, salvo para trabajar.

Así, pretende que la Semana Santa pase… cuanto antes, como ocurrió en Navidad y no se disparen los indicadores. Su incidencia acumulada a 14 días se sitúa, según los últimos datos, por encima de los 500 por cada 100.000 habitantes.

No es un repunte como el posterior a las navidades. Es mucho más y preocupa, mucho. Italia puede ser la excepción a lo que está sucediendo en el resto de los países de su entorno.

Alemania, Bélgica, Francia y Holanda parecían controlar bien los contagios. Sin embargo, de pronto, todo se ha disparado. En nuestro vecino del norte se ha activado un plan para trasladar enfermos graves en avión o tren a otros hospitales fuera de la región de Île-de-France. Ahí está París.

Su incidencia es más baja que la italiana, con 484 a 14 días, pero su tendencia es al alza, lo que resulta inquietante. Tal es así que Jean Castex, primer ministro galo, está a punto de decretar el confinamiento de la capital.

Y es que las UCI francesas no es que hayan colapsado, es que han sobrepasado el colapso. No están por la labor de seguir forzando la presión hospitalaria.

Una cuarta ola de coronavirus puede ser devastadora en Alemania

En Alemania no andan mejor, si bien no se sabe con exactitud el ritmo de contagios, cómo se está expandiendo el virus. Parece que no hay repuntes, pero lo que sucede es que no se están haciendo test.

Así, no es de extrañar que la incidencia esté en poco más 162 por cada 100.000 habitantes. Lo más grave es que la tasa de letalidad se ha disparado, hasta situarse en el 2,8%.

Sólo Italia y Reino Unido lo superan y se encuentra cinco décimas por encima de la de España. Una cuarta ola de coronavirus, cuando explote, será devastador en el país germano.

En cuanto a España, hay dudas de que nos podamos librar de una cuarta ola de coronavirus. El repunte es seguro puesto que ya hay Comunidades Autónomas, 12, que subieron el miércoles en su incidencia a 7 días. Lo que preocupa es la virulencia con la que se pueda presentar.

Nuestra segunda ola se alargó mucho y no se llegó a tener un pico tan alto como en otros países. A su vez, la bajada definitiva entonces coincidió con la explosión en Reino Unido y Portugal.

La tercera ola fue especialmente dura. Ahora, los descenso se han ido ralentizando y apenas hay bajadas de cierta relevancia. Vamos punto a punto diario y eso no es bueno porque pronostica un largo periodo de caída, mientras el sistema sanitario no termina de dejar estar saturado.

Ahora, ese ritmo más lento que llevamos respecto a la cuarta ola de coronavirus en España puede permitirnos salvarnos de ella. A su vez, puede permitirnos vacunar más.

Puede darnos tiempo a vacunar a mayor ritmo

Hay tiempo y el hecho de volver a vacunar con el compuesto de AstraZeneca permitirá aumentar el ritmo, sobre todo de la población en general.

Habrá un repunte, se da por hecho, pero puede que no sea grave, más bien que será leve. Eso no quita que la tendencia se invierta y nos pase como en Francia, disparándose la transmisión.

Ante ese escenario, lo que conviene es la precaución. Las autoridades han impuesto las medidas adecuadas, evitando el enorme riesgo que se corría. Otra cosa es que se pueda controlar.

No podemos fijarnos en lo sucedido hace un año. No tiene sentido. Ahora sabemos más y estamos mejor preparados, pero el virus avanza y hay que adoptar y hacer cumplir las medidas.

Todo apunta a que serán suficientes para frenar la expansión y que el repunte sea casi anecdótico. Pero, cuidado. Nos puede pasar como a Italia.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.