¿Llega una cuarta ola del coronavirus?

¿Llega una cuarta ola del coronavirus?

El incremento de la movilidad hace que se empiece a temer la llegada de una cuarta ola del coronavirus, como sucedió con la tercera. En España, la media de movilidad cayó en enero al 55% o 60%. Desde hace un mes ha subido a más del 70%, casi el mismo porcentaje que había cuando llegó la tercera ola.

Lo muestran los datos recogidos por la empresa KIDO Dynamics, que utiliza un radio de movilidad que mide cuánto lejos estamos de casa. Así, ha recogido los datos de 12 millones de teléfonos móviles.

Esa movilidad también se aprecia en los datos de Apple y Google. Lo cierto es que, a mayor movilidad, más contactos y, por tanto, más contagios.

El País da cuenta de los estudios de esta firma. Según Alberto Hernando de Castro, de KIDO, esos niveles de movilidad son un riesgo para que llegue una cuarta ola.

En alrededor del 70% de radio de movilidad se produce una tendencia alcista de hospitalizaciones y muertes durante dos o tres semanas posteriores a haberse superado ese porcentaje. Si es al contrario y la movilidad baja del 70%, el virus retrocede.

La ausencia de movilidad llevó a una caída a cero de las muertes

De acuerdo con el análisis llevado a cabo, queda claro que el confinamiento llevó a que los fallecimientos cayeran a cero. La segunda ola llegó lentamente, con una movilidad en niveles normales en verano.

Sin embargo, la tercera ola llegó cuando la movilidad superó el 70% en la primera semana de diciembre y venía subiendo desde finales de noviembre. Coincide con un pico de muertes tres semanas después.

A partir de estos datos se puede concluir con toda claridad que los aumentos de contagios en el pasado coinciden con incrementos de la movilidad.

Con todo, no es infalible esa marca del 70%. Seguramente habrá variado porque los contagios dependen de otros factores, como que aumente el número de contactos.

Probablemente ese umbral habrá subido al generalizarse el uso de mascarillas y que los desplazamientos y estancias sean en el exterior. Asimismo, al incrementarse el número de personas inmunes.

Hay que tener en cuenta las variantes cara a una cuarta ola

No obstante, no hay que perder de vista las variantes, especialmente la británica, que es casi un 70% más contagiosa. Tampoco una nueva que acaba de aparecer y que aparentemente contagia el doble que cualquier otra cepa.

Incluso, puede que se esté solapando la tercera con la cuarta ola, “una ola dentro de otra ola”. “Si levantamos según qué medidas, se nos van a disparar los casos y entraremos en la situación de Francia”, apunta Iñaki Comas, biólogo del CSIC.

Asimismo, y para concluir, contribuirá en buena medida el éxito en el ritmo de vacunación. Cuanta mayor velocidad imprimamos a la puesta de vacunas, a mayor ritmo subirá el umbral de movilidad.

En la actualidad, aunque la tendencia es alcista, se ha pasado del 1% semanal al 1,6%. Según Our World in Data, si se quiere llegar al 70% de adultos vacunados en verano, es necesario llegar al 4% de población cada semana.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.