Linde propone más fusiones bancarias

Linde propone más fusiones bancarias

Ve “cierto margen” sin que haya menores prestaciones de servicios.
En un foro organizado por el Colegio de Ingenieros de Caminos, Canales y Puertos, Luis María Linde, gobernador del Banco de España, ha dicho que hay cierto margen para la consolidación bancaria sin que deba implicar “ninguna menor prestación de servicios ni ningún problema de competencia”. Los reguladores deben “estar enterados, comprender la situación y entenderla, pero la iniciativa es de las entidades, no de los reguladores”. Durante su intervención, el gobernador ha señalado que la situación de la banca española es “bastante más sólida” que hace unos años, pero debe seguir reforzando su capital y su potencia: “Se ha mejorado, pero hay que seguir insistiendo en esa vía”.
También se ha referido a las criptomonedas, sobre las que ha dicho que “no son monedas en ningún sentido; algo que de un día para otro puede subir o bajar un 30% no es una moneda”, alertando del riesgo de usar estos activos, si bien admite que “cada uno es libre de poner su dinero donde quiera, pero debe estar bien informado”, descartando que supongan una amenaza para la estabilidad financiera. Linde reconoce que hay una “tendencia” a utilizar menos billetes y monedas en metálico, recordando que no es nuevo y que comenzó con las tarjetas de crédito, afirmando que el Banco Central Europeo “en modo alguno” es partidario de la desaparición del dinero en efectivo: “el efectivo no va a desaparecer, no hay ningún plazo previsible, puede ser que se use menos en unas situaciones y quizá más en otras, pero no hay ninguna perspectiva de desaparición y el BCE no está en esa línea en absoluto”.

Actualmente la situación es muy distinta y novedosa en los bancos centrales
El gobernador del Banco de España, durante su intervención, se ha referido al papel de los bancos centrales, señalando que en la actualidad hay una situación “muy distinta y novedosa”, después de haber aplicado cambios en los objetivos instrumentos y políticas aplicadas. En su opinión, los cambios en la política monetaria de los bancos se deben abordar de manera “lenta y predecible”, analizando su impacto en el crecimiento económico, la inflación y la estabilidad financiera, de forma que se eviten reacciones adversas en los mercados. Según su criterio, “siempre existe el riesgo de otra crisis”, pero, gracias a lo aprendido en los últimos años, se está “mejor preparados para afrontarla”, con una supervisión más estricta.
En cuanto a las nuevas tecnologías, que han irrumpido en el comportamiento económico y de la banca, Linde considera que suponen un desafío para los nuevos modelos productivos, pero también un “margen importante” para mejorar la eficiencia, destacando que el sector financiero se está adaptando en un entorno de nuevas empresas tecnológicas que deben ganarse la confianza de consumidores e inversores. Desde su punto de vista, los reguladores deben conseguir un equilibrio entre regulación y eficiencia, dentro de un marco regulatorio que conlleve la misma regulación para los mismos tipos de servicios financieros: “Podría ser útil y pone regulación en los servicios en lugar de a las instituciones que prestan esos servicios”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.