Según la ley Trans de Podemos, cualquier deportista varón, si quisiera, podría jugar en la selección femenina

Según la ley Trans de Podemos, cualquier deportista varón, si quisiera, podría jugar en la selección femenina

La futura ley Trans que enfrenta a PSOE y Podemos desde hace ya un año podría tener implicaciones más allá de los derechos civiles de las personas trans.

De hecho, tal y como la concibe el Ministerio de Igualdad perjudicaría seriamente a las deportistas, especialmente, las de élite. Esto es así porque todas las normativas de las federaciones, tanto nacionales como internacionales, establecen límites biológicos muy precisos.

Por el momento, el Consejo Superior de Deportes (CSD) no se ha pronunciado acerca de la ley Trans puesto que todavía es sólo un borrador. Lo hará, si procede, cuando sea un proyecto de ley.

Incluso el Comité Olímpico Internacional (COI) tendrá que seguir evolucionando en las normativas al respecto de las deportistas transgénero.

Lo cierto es que la propuesta del departamento que dirige Irene Montero permitiría a las mujeres y hombres trans mayores de 16 años participar “atendiendo a su sexo registral”.

Esto colisiona con la normativa de las federaciones internacionales, que se amparan en las recomendaciones, precisamente, del COI. Éstas exigen unas condiciones concretas a los hombres que transiten a ser mujeres.

Hay que fijarse que podría producirse que una mujer trans se proclamara campeona nacional en alguna disciplina. En cambio, tendría prohibido participar en las competiciones internacionales porque el principal objetivo es la igualdad entre los participantes, y no sería el caso.

El borrador de la ley Trans prohíbe la verificación de sexo directa, algo que no se practica desde 2004 para participar en los Juegos Olímpicos. Tampoco se exige ya la eliminación de los atributos sexuales ni la terapia hormonal.

El borrador de la ley Trans de Podemos choca con las normas del COI

La actual normativa del COI establece que, para participar en competiciones femeninas, una mujer trans debe declararse mujer y no cambiar de género en al menos cuatro años. Asimismo, fija un máximo de diez nanogramos de testosterona por mililitro de sangre. Es el máximo que pueden tener las mujeres en general.

Para ello tendrán que medicarse para inhibir la llamada hormona masculina, que la de la fuerza y la barba. En sentido contrario, de mujer a varón, no exigencia alguna.

A ello se une una mayor exigencia de algunas federaciones internacional (atletismo, tenis y ciclismo) que bajan a la mitad la cantidad de testosterona. Incluso, la de rugby prohíbe expresamente a mujeres transexuales jugar con mujeres.

Se da el caso, concretamente en atletismo, en que las mujeres que son biológicamente féminas pero son hiperandrogénicas y producen más testosterona de lo considerado normal participen en determinadas disciplinas, salvo que se mediquen y bajen el nivel de esa hormona.

Algunas normas deportivas son discriminatorias

Naciones Unidas ha tomado cartas en este asunto y ha calificado la norma como discriminatoria y pide que se retire.

Todo esto, sin embargo, tiene una razón de sentido común, aunque pudiera chocar con el espíritu último de la ley Trans. Se explica mejor con un ejemplo.

Pongamos por caso que un atleta ha estado compitiendo años en la élite de los 110 metros vallas, pero no reduce su nivel hormonal masculino. Si se le dejara competir como mujer en una prueba de 100 metros vallas, simplemente arrasaría.

La distancia entre las vallas es menor y también su altura. Lo mismo sucedería en salto con pértiga, en que pulverizaría el récord mundial. Ni qué digamos en salto de longitud. No lo decimos nosotros, lo dice el comité de expertos del COI.

En definitiva, las leyes nacionales no pueden chocar con los reglamentos deportivos internacionales porque perjudican directamente a los deportistas.

Con todo, el COI lleva años trabajando para que las nuevas normas para aceptar a deportistas transexuales no se basen sólo en valores hormonales.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.