Leo Messi se rinde… pero se irá gratis en 9 meses

Leo Messi se rinde... pero se irá gratis en 9 meses

Terminó la polémica en torno a la marcha de Leo Messi del FC Barcelona: el capitán se queda, pero no va a ser fácil. Se acaban días de declaraciones y contradeclaraciones, interpretaciones del contrato y de su cláusula de rescisión de 700 millones de euros.

Messi ha cedido ante la postura inmovilista de la directiva y de su presidente, Josep Maria Bartomeu y permanecerá una temporada más en Can Barça. Ahora bien, el futuro del internacional albiceleste y del propio club catalán es incierto, al menos a corto y medio plazo.

Sí, Messi se queda, pero lo hace dejando recados a unos y otros. Y no apunta a sus iguales, ni siquiera un poco más arriba –Koeman–. Dispara a lo más alto, al palco. A ello hay que añadir que en poco más de nueve meses el argentino se marchará gratis.

Su rectificación deja al club en una situación delicada, al menos económicamente. Las ya de por sí maltrechas arcas del equipo barcelonés se van a ver golpeadas más, si cabe, por la permanencia de mes y de la escuadra catalana.

Ni qué decir que la deseada, y necesaria, renovación de la plantilla se antoja ahora un sueño inalcanzable. La próxima temporada será de austeridad, además de otro año en blanco con casi toda seguridad.

A ello hay que sumar que el gasto que supone la permanencia del astro argentino con la elástica blaugrana asciende a 100 millones de euros. Lautaro, Depay o Wijnaldum tendrán que esperar. El Barça no ingresará ni un euro cuando Messi cierre la puerta.

Messi se despachó a gusto

“No hay proyectos ni hay nada”. “Se hacen malabares y se van tapando agujeros según van pasando las cosas”. Son dos de las perlas que dejó claras Leo en el desafío abierto a su, ahora, mayor enemigo, Bartomeu. Y eso no beneficia a nadie.

Además, las cosas no pintan bien en el vestuario. Koeman tiene por delante una difícil gestión de la plantilla. Luis Suárez no cuenta para el holandés y será difícil buscarle una salida, igual que a Arturo Vidal. Nadie es intocable para el técnico, pero Messi es Messi.

Tendrá peso lo que diga la afición, ahora también dividida. La masa social se debate entre los incondicionales del astro argentino y sus detractores, cuyo número aumenta tras el, ahora, pasado culebrón. Y en poco más de nueve meses, el argentino se irá gratis y adonde quiera.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.