Las mujeres saudíes ya pueden conducir

Las mujeres saudíes ya pueden conducir

Ayer fue el primer día del levantamiento de la prohibición.
La nueva ley que entró en vigor ayer y fue promulgada en septiembre del pasado año dice que la legislación es “la misma para los hombres y para las mujeres”. Arabia Saudí era el único país del mundo que prohibía conducir a las mujeres. el cambio se ha podido llevar a cabo por iniciativa del príncipe heredero Mohamed bin Salman el marco del programa llamado Visión 2030, qué pretende cambiar el estatus social de la mujer en el país.
Así, decenas de miles de mujeres se han puesto al volante de sus vehículos para celebrar la entrada en vigor de la nueva ley y pudieron convalidar sus licencias obtenidas en el extranjero y recibir las identificaciones locales. Igualmente, un primer grupo de mujeres inspectoras de accidentes de tráfico están siendo adiestradas para responder a los incidentes que pudieran producirse con mujeres conductoras. Las estrictas normas de separación entre hombres y mujeres impiden normalmente que estas interactúen con varones que no sean familiares.
La involución promovida por el príncipe heredero está acabando con las normas tradicionales. La mayoría de la población joven del reino apoya las reformas, pero hay muchos saudíes que muestran su preocupación porque los cambios se estén produciendo demasiado rápido y puedan provocar una respuesta negativa por parte de los religiosos conservadores, considerados dominantes.
El Gobierno saudí contaba con nueve meses para preparar la introducción de las mujeres conductoras y el Ministerio del Interior abrió autoescuelas y establecido lugares para que ellas pudieran convalidar sus permisos de conducir extranjeros. Se tiene previsto abrir celdas para mujeres infractoras, pero, entre tanto, se mantendrán en centros de detención juvenil.
Manal al Sharif, activista saudí, ha destacado que las mujeres están aún “esclavizadas” en Arabia debido al sistema de guardianes. Manifestó que la lucha de las mujeres por sus derechos está lejos de acabarse. En la actualidad la mujer necesita el permiso de los guardianes para, por ejemplo, casarse o viajar al extranjero. “No importan mis capacidades como mujer, sigo esclavizada por otras personas. La libertad para mí es vivir con dignidad, y si mi dignidad y libertad es controlada por un hombre, nunca seré libre”, mantiene.
Las activistas del país han pedido precaución a pesar del levantamiento de la prohibición de conducir. Al Sharif ha destacado que “mientras la gente celebra el domingo no se debe olvidar que las personas que lucharon para la retirada de esta prohibición están encarceladas”. La activista canceló su intención de volver a Arabia Saudí para ponerse al volante este domingo. Incluso ha recibido amenazas de muerte. “Estoy tan feliz que quiero estar allí. Sé que Arabia Saudí nunca será lo mismo. Las mujeres tendrán un acceso fácil al transporte, y eso significa que podrán ser mayor parte en la fuerza de trabajo”, señaló.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.