Las Coreas desfilarán juntas en los próximos Juegos Olímpicos

Los Juegos de Invierno comenzarán el 9 de febrero en el condado surcoreano de Pyeongchang.
Este es parte del resultado de las conversaciones que comenzaron la semana pasada en la frontera entre ambas naciones, concretamente en la aldea de Panmunjom, dentro de la franja desmilitarizada de dos kilómetros. Las dos Coreas han acordado desfilar juntas bajo una bandera de unificación en la ceremonia de inauguración de los Juegos Olímpicos de Invierno que darán comienzo el 9 de febrero en Pyeongchang. Otro de los acuerdos es la presentación conjunta de un equipo de hockey femenino con jugadoras de los dos países.
Según un comunicado conjunto emitido por el Ministerio de Unificación surcoreano, Corea del Norte enviará alrededor de 550 personas, 230 de las cuales serán animadoras, 140, músicos y 30, luchadores de Taekwondo. 150 atletas norcoreanos participarán, por primera vez, en los Juegos Paralímpicos de Invierno.
Los representantes de Corea del Norte comenzarán a llegar a Corea del Sur a partir del día 25 y se desplazarán por tierra, lo que complica las tareas de seguridad. Además, en las conversaciones se acordó celebrar un evento cultural conjunto, antes de los Juegos, en el monte Kumgang, en la costa este norcoreana, y los esquiadores surcoreanos se entrenarán en la estación de esquí de Masikryong, al norte. Las negociaciones han sido las primeras directas entre ambos países desde hace dos años, y se hacen como un gesto de distensión después de varios meses de grandes tensiones en la península coreana a causa del programa nuclear de Corea del Norte.

El acuerdo llega en un momento clave
Precisamente, los ministros de Exteriores de veinte países se reúnen en Vancouver estos días para tratar sobre el programa nuclear norcoreano. Todos ellos aplauden las conversaciones y el resultado de ellas, pero mantienen la necesidad de obligar a que Corea del Norte cumpla las sanciones internacionales. Al margen de esto, el resultado de las negociaciones deberá presentarse al Comité Olímpico Internacional el sábado en Lausana, Suiza, y aunque no se espera que haya objeciones, el COI debe dar el visto bueno a la participación de los atletas norcoreanos. Se da la circunstancia de que solo dos de los atletas de Corea del Norte, patinadores, lograron clasificarse en la fase final de la competición, pero no se inscribieron dentro de los plazos previstos para su participación.
Por otro lado, Seúl se asegura, de este modo, que, mientras duren los Juegos, no habrá pruebas de misiles ni bombas nucleares norcoreanas. Además, la participación de su vecino del norte representa un éxito de Moon Jae-in ya que el presidente surcoreano apostó personalmente por las negociaciones entre ambas Coreas, colaborando en resolver la tensión generada por su creciente belicosidad y a facilitar un acercamiento entre Pyongyang y Washington, combinando diálogo con sanciones al régimen de Kim Jong Un.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.