Lagarde cambia la estrategia del BCE y apuesta por incentivar la inversión pública

Lagarde cambia la estrategia del BCE y apuesta por incentivar la inversión pública

Cambio en la estrategia del Banco Central Europeo (BCE) impulsado por la flamante presidente de la autoridad monetaria del bloque comunitario Christine Lagarde, quien ha decidido apostar por la inversión pública. No obstante, se seguirá apoyando a la economía y afrontando los riesgos futuros siguiendo los criterios marcados por el mandato de estabilidad de precios.

Así lo anunció en su primer discurso como máxima responsable del organismo central de la zona euro y después de haber evitado hablar de política monetaria en una cena-homenaje a Wolfgang Schaeuble, ex ministro de Finanzas de Alemania y presidente del Bundestag.

En su estreno ante los micrófonos como presidente del BCE, Lagarde pidió una respuesta común y consensuada para afrontar los retos de la Eurozona. Para ello, reclama “un nuevo mix de políticas europeas” que incluya la política monetaria y fiscal.

Sin detallar, señalo que “la primera es la política monetaria, con la que empiezo porque es mi área de responsabilidad y que se someterá a una revisión estratégica que comenzará en el futuro cercano”. “Vigilaremos continuamente los efectos secundarios de nuestras políticas”, afirmó.

Según su criterio, la política monetaria conseguirá cumplir con sus objetivos más rápidamente y con menos efectos colaterales “si otras políticas estuvieran contribuyendo junto a ella al crecimiento”.

Por eso, apuesta por la inversión, elemento fundamental para responder a los retos de la Eurozona. Destacó que es una oportunidad “invertir en un futuro común más productivo, más digital y más verde”.

En esa línea, la también ex directora gerente del Fondo Monetario Internacional (FMI) ha querido llamar la atención en que la inversión pública en la zona euro está por debajo de los niveles previos a la crisis, lo que ha levado a la pérdida en la inversión productiva, a la vez que aparecen nuevas necesidades de inversión.

Aconsejó que “incluso cuando los gobiernos necesitan consolidar sus cuentas, tenemos un interés común en mantener niveles suficientes de inversión pública”.

En referencia a la economía doméstica, Lagarde explicó que para que ésta sea fuerte, también depende de una mayor inversión empresarial. Por ello, es perentorio aumentar la productividad ya que las empresas precisan de la confianza en el crecimiento futuro si se comprometen con su capital a largo plazo.

De ahí que sea necesario que la zona euro escale e impulse su mercado interno. Hizo, en ese sentido, un llamamiento a completar el mercado único digital, la unión del mercado de capitales y el mercado único del sector servicios. A su vez, ello implica completar la unión económica y monetaria.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.