La yihad se extiende en las cárceles españolas

La yihad se extiende en las cárceles españolas

39 presos captan internos y otros 82 son susceptibles de radicalizarse.
Datos de Instituciones Penitenciarias revelan que se ha identificado a 39 presos que podrían estar intentando captar a otros internos para unirse a la yihad y que 82 son susceptibles de ser radicalizados. En las cárceles españolas hay 250 internos relacionados con el yihadismo.

Internamente están clasificados en tres grupos. Al grupo A pertenecen 129 presos condenados por terrorismo. Al grupo B pertenecen estos 39 “captadores”, condenados por otros delitos y con indicios de hacer proselitismo yihadista. Al grupo se pertenecerían los 82 “susceptibles de ser captados”.

En una reciente operación de la Guardia Civil, en la que colaboró este organismo del que dependen las prisiones, se identificaron 25 presos en 17 cárceles por hacer proselitismo de Estado Islámico. Desde Instituciones Penitenciarias destacan que la situación relacionada con el terrorismo yihadista está controlada en las prisiones españolas.

Unas pintadas llevaron a la intervención de comunicaciones y registros de celdas. En la operación se detuvo a Jamal Zougam, un terrorista condenado por el atentado del 11-M. Mohamed Achraf era el cabecilla. Éste es conocido en las prisiones españolas por haber pasado preso más de una década después de ser detenido en la operación Nova.

Según ha explicado a Europa Press un alto cargo de Instituciones Penitenciarias especialista en radicalismo violento, “la información entre Prisiones y las Fuerzas de Seguridad es fluida porque tiene que haber plena colaboración”, haciendo referencia a la Instrucción 8/2014, por la que se inició una “triple actuación muy relevante” de prevención y detección, evaluación del riesgo y tratamiento. “Conseguimos hilar mucho más fino desde entonces”, señala el alto cargo quien también indica que el modelo penitenciario español es en este aspecto, “modelico”.

En 12 factores de riesgo violento y 27 de captación y radicalización es en los que trabajan los expertos de Instituciones Penitenciarias en evaluación del riesgo.
Por otro lado, en una veintena de presos relacionados con el terrorismo yihadista se está aplicando desde febrero una nueva herramienta de evaluación del riesgo de radicalismo violento en tratamientos individualizados.

En esa línea es en la que trabaja un equipo multidisciplinar de Instituciones Penitenciarias que busca «desenganchar» del radicalismo a esa veintena de reclusos, tratándose de luchar contra el “fanatismo comportamental”. Así, se evita el uso de términos como radicalización y “se acepta que alguien pueda hacer radical, pero lo que se busca es que no sea violento y que pueda vivir en sociedad. Huimos de confundir la religión y la violencia, de ahí que el tratamiento no contemple una corrección religiosa”, subraya el alto cargo.

En cuanto a los resultados, el funcionario es optimista puesto que el programa facilita “entender los factores criminológicos” y tiene “vocación de amplitud y de buscar criterios de eficacia” sobre todos los internos, no solo la veintena de presos beneficiados por el momento.

No obstante, destaca que es un “fenómeno muy reciente y cuantificar matemáticamente el éxito en materia penitenciaria es difícil, pero es cierto que hay un número creciente bajo observación, además de más peticiones voluntarias para acogerse al mismo y de tomar conciencia y reconocer el delito”.

Generalizando, el perfil del recluso es un varón procedente de Marruecos o Argelia, aunque también los hay nacidos en España, en especial en Ceuta y Melilla.

1 thought on “La yihad se extiende en las cárceles españolas”

  1. Lo que debe de hacer las Instituciones Penitenciarias es aislar completamente a esos 25 terroristas que están en 17 cárceles, que intentan captar adeptos al yihadismo , y encarcelarlos en módulos donde no puedan tener contactos con otros reclusos. ! Es bien simple!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.