La voz de las necrópolis. “Viva la República”. Andrés Saborit

Por Paloma Mª García Zúñiga.
Hablar de la República Española implica necesariamente trasladarnos al Cementerio Civil de Madrid, donde su tierra es fértil abono republicano.
Son muchísimos los Grandes republicanos que siembran este Jardín de Libertad, algunos muy conocidos, otros menos para el gran público, pero unas voces que debemos recuperar para aprender de su trabajo. Son “habitantes del Civil, desde res de los cuatro presidentes de la República, políticos, escritores, pintores, artistas, militares…y la persona que hoy recordamos y que proclamo la II República Andrés Avelino Saborit Colomer.
Cuesta resumir la intensa vida de este tipógrafo, periodista. Andrés desde muy joven compaginó su aprendizaje como tipógrafo con la vida política. En 1904 colaboró en la constitución de las Juventudes Socialistas de España, siendo elegido su Presidente (1912), lo que le supuso trasladarse de Bilbao a Madrid. Desempeñó diversos cargos en JJ.SS, siendo Director de “Renovación” (1910).
Afiliado al PSOE con 15 años, ostentó diversos cargos: Vicepresidente Comité Nacional (1915-1918), secretario actas Comisión Ejecutiva (1918-1920), secretario tesorero (1921-1931).
Fundó y dirigió la revista Acción socialista (1914-1917), subdirector de El Socialista (1921) y director del mismo (1925-1931 y en el exilio 1948-1950).
También ocupó cargos en la Unión General de Trabajadores en el que militaba desde adolescente en la “Asociación General del Arte de Imprimir”: Vocal Comité Nacional (1914-1918), Vocal Comisión ejecutiva (1918-1920), secretario adjunto (1920-1928) y Vicepresidente (1928-1931 y 1932-1934). En UGT conoció a “su maestro” Pablo Iglesias por el que sentía veneración.
Encarcelado y procesado en varias ocasiones, la primera en 1910. La más importante en agosto de 1917 cuando fue condenado a cadena perpetúa junto a Largo Caballero y Daniel Anguiano, por pertenecer al comité de huelga. Fueron liberados un año después al ser elegidos diputados.
Diputado en varias ocasiones, por Oviedo en (1918-1920), por Madrid (1923 y 1931) y por ciudad Real (1933). En su labor parlamentaria, formó parte de las Comisiones de Actas y Calidades (1931-1933), miembro de la Diputación Permanente de las Cortes (1932-1933), vocal del Grupo Parlamentario Socialista (1932-1933) y miembro de la Comisión de Gobernación (1933-1936).
Miembro del Consejo de Dirección de la cooperativa Socialista Madrileña. Fundador y secretario de la Gráfica Socialista (1926).
La actividad política que más le gustó desarrollar a Andrés fue ser Concejal del Ayuntamiento de Madrid y lo hizo en tres ocasiones, 1917, 1920 y 1931. Siendo Teniente de Alcalde del Distrito de la Latina. Ejerció un municipalismo político y filosófico. Su pasó por el ayuntamiento dejo huella: abrió la Casa Campo a los madrileños, municipalizó algunos servicios, se construyeron hasta 200 escuelas infantiles, se regularon los mercados, se controló y amplió el Metro. Como promotor de las Colonias Escolares quiso que los niños de la República tuvieran la infancia educativa y saludable que él no pudo tener.

Dicen que no quiso ser alcalde, pero ejerció como el mejor de ellos por Madrid.
En 1934 dimite en sus cargos sindicales y regresa a su puesto de tipógrafo, trabajando en el Heraldo de Madrid. En esta etapa fundó y dirigió Tiempos Nuevos (1934-1936), Democracia (1935).
En 1935 es suspendido de derechos en la Agrupación socialista por su enfrentamiento con el sector “Caballerista”, levantándole la sanción unos meses después.
Desde enero de 1937 y durante la Guerra Civil fue Director General de Aduanas y Subgobernador del Banco de Crédito Local.
Finalizada la guerra se exilió a Tarbes, Francia. Desde allí participó activamente ocupando cargos tanto en la UGT como en el PSOE. Por problemas de salud se traslado a Ginebra dejando sus cargos políticos y dedicándose a escribir.
En 1977 regresó a España, ¡Volvió con la Libertad! Falleció en Valencia el 26 de enero de 1980 a la edad de 90 años. Pero fue su voluntad que su última morada fuera en el Cementerio Civil de Madrid, junto a las dos personas que más le habían marcado en su vida: Julián Besteiro y Pablo Iglesias. A su entierro asistieron más de 2.000 personas.
Desde su lápida, recordamos otro 14 de abril de 1931, en el que Andrés proclamó la II República desde el balcón del ayuntamiento de Madrid en la Plaza de la Villa.
Andrés, hoy, como entonces, te escuchamos y repetimos ¡¡Viva la República!!

2 thoughts on “La voz de las necrópolis. “Viva la República”. Andrés Saborit”

  1. Necesitamos personas como Andrés para poner orden en este DESGOBIERNO de corruptos, mentirosos, falsificadores… con el que nos ha tocado la desgracia de tener que tolerar. Al menos nos queda el consuelo de poder decir ¡¡¡VIVA LA REPÚBLICA!!!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.