La voz de las necrópolis. ‘Las cuatro Almudenas de Madrid y sus verdaderos nombres’

Plano de los años 60 que aún se conserva en las tapias de la “Necrópolis del Este”

Por Paloma Mª García Zúñiga.
El 9 de noviembre se celebra la festividad de la Almudena en Madrid. Esta Virgen católica está considerada la Patrona de Madrid, la capital de un estado aconfesional, ¡pero una fiesta es una fiesta!

Art. 16 de la constitución Española: “Se garantiza la libertad ideológica, religiosa y de culto de los individuos… Ninguna confesión tendrá carácter estatal.”

Almudena, mujer (1)
Almudena, como nombre de mujer, proviene del árabe al-mudayna que significa “La Ciudadela”, siendo el diminutivo de madina “ciudad”, por lo que el significado de Almudena sería “ciudad pequeña”.

Almudena, Santa (2)
Nuestra Señora de la Almudena o Virgen de la Almudena, es una advocación mariana de la virgen María. Anteriormente se la conocía como “Santa María la Mayor”.

Existen varias leyendas sobre la Imagen. Se dice que, a comienzos del siglo VIII, cuando Madrid era una pequeña villa, los cristianos, temerosos de una inminente invasión sarracena, escondieron en un cubo de la muralla que rodeaba a la Villa la figura que veneraban y a la que entonces llamaban Santa María de la Vega. Pasaron casi 400 años hasta que un 9 de noviembre de 1085, se desprendieron unas piedras de la muralla dejando la imagen al descubierto.

Otra leyenda cuenta que Alfonso VI estaba obsesionado con encontrar la imagen de la virgen María que sabía estaba escondida entre los muros. Tanto rezó por ello que dicen se derrumbó el trozo de muro donde se hallaba desde hacía siglos.

En la Catedral de la Almudena se expone una imagen de madera tallada y policromada de estilo gótico que se cree realizada en el siglo XVI.

Tú que estuviste oculta en los muros de este querido y viejo Madrid,

Hoy resplandeces ante tu pueblo, que te venera y espera en ti”

(Himno de la Almudena)

Almudena, Catedral (3)
Existió una Iglesia llamada de Santa María de la Almudena situada entre las calles Mayor, Bailen y Almudena. Fue una de las iglesias más antiguas de Madrid, hasta su derribo en 1868. En el Fuero de Madrid de 1902, ya figuraba como la más antigua de la Villa.

La actual Catedral de la Almudena se construyó entre 1879 y 1993. Es un popurrí de estilos arquitectónicos que algunos expertos califican de “mazacote arquitectónico”, al estilo Rouco Varela y sus obsesiones por las grandezas ¡como su ático de lujo, de 370 metros, exento de pagar los cerca de 4.000 euros de IBI que pagaría cualquier otro madrileño!

Se construyó en el emplazamiento de una antigua mezquita y es la única catedral española consagrada por un Papa. Su verdadero nombre es “Santa Iglesia Catedral Metropolitana de Santa María la Real de la Almudena”

La Catedral también sirve de recinto funerario. Su cripta está en plena actualidad ante el deseo de la familia Franco de trasladar allí los restos del dictador.

Está prohibido enterrar en las iglesias. ¡Bueno, el dinero hace milagros!

Carlos III, en su Real Cédula de 1787, promulgó no realizar enterramientos en las iglesias por salubridad pública. En 1804, Carlos IV repitió la prohibición de enterrar a los fallecidos en las iglesias. En 1943, la propia iglesia prohibió los enterramientos en los templos y así lo dejó claro el Canon 1242 del Código de Derecho Canónico de 1983: “No deben enterrarse cadáveres de las iglesias, a no ser que se trate del Romano Pontífice, de sus propios cardenales u obispos diocesanos, incluso eméritos”.

Pero las criptas fueron un truco que empleó la iglesia para librarse de la prohibición y que el propio estado monárquico español se saltó para su familia: en 2000 se trasladaron los restos de la reina María de las Mercedes de Orleans desde el Monasterio de El Escorial a una fosa bajo el altar.

Almudena, cementerio de Madrid (4)
El verdadero cementerio de La Virgen de la Almudena, estaba situado en el espacio también llamado Cementerio de Epidemias, ubicado frente al Cementerio Civil, hoy integrado en todo el recinto, mal denominado como cementerio de Nuestra Sra. de la Almudena.

Ese pequeño cementerio se construyó con urgencia por las graves epidemias de cólera que azotaban Madrid, y se hallaba en construcción la Necrópolis del Este. Se bendijo tras la “inauguración-desafío” del cementerio “de enfrente”, el cementerio Civil, el 9 de septiembre de 1884 por el Rey Alfonso XII.

Hasta 1925 no se produjo la inauguración de la Necrópolis del Este, incorporando el pequeño cementerio de la Virgen de la Almudena al recinto de la gran necrópolis

En los años sesenta, la necrópolis crece con la construcción de la zona de la ampliación y la incorporación del crematorio. 120 hectáreas que forman el cementerio más grande de Europa.

El franquismo, en su imposición del cristianismo, empezó a denominar la necrópolis como Cementerio Nuestra Señora de la Almudena, aunque en ningún momento ni en ninguna institución se haya aprobado nunca el cambio de nombre, pero tampoco nadie se ha atrevido a recuperar su nombre verdadero.

Fotografía: Plano de los años 60 que aún se conserva en las tapias de la “Necrópolis del Este”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *