La vivienda se abarata un 1% desde el comienzo de la pandemia

Según el índice general de la estadística Tinsa IMIE General y Grandes Mercados, desciende el precio medio de la vivienda tanto nueva como usada. El abaratamiento desde que dio comienzo el estado de alarma supone un 1,1%.

En junio, el índice estaba situado en los 1.527 puntos. Pero, independientemente de la caída experimentada en marzo, el índice continúa en posición y en la tasa interanual. Registrando un incremento del 1,5%.

Después de que no se haya producido ningún cambio en el mercado debido al periodo de confinamiento y paralización de la economía, el índice muestra la siguiente situación: «el primer ajuste generalizado de valores, con un descenso respecto a marzo en todos los grupos geográficos». Así lo ha manifestado Rafael Gil, director del Servicio de Estudios de Tinsa.

La variación de precios ha sido menor en las capitales y en las grandes ciudades. Sin embargo, en los mercados que dependen directamente de la demanda extranjera, ha sido más elevada la variación.

En las áreas metropolitanas, la evolución ha seguido la misma línea que la media nacional, registrando un descenso del 1,3%. También ha sido moderado el ajuste registrado en los municipios de interior. Los mismos, agrupados en ‘resto de municipios’, experimentaron un descenso del 0,6% desde el mes de marzo.

La tasa interanual refleja crecimientos en la mayor parte de los grupos geográficos, a pesar de los descensos.

En nuestro país, el precio medio es un 16,6% mayor al mínimo registrado en febrero de 2015.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.