La vida solitaria de Villar Mir al frente de OHL

La vida solitaria de Villar Mir al frente de OHL

Continúa la fuga de inversores del capitán de la compañía.
Los inversores siguen abandonando OHL en especial después de conocerse sus dos últimos resultados trimestrales. En esta ocasión ha sido Societé Générale quien ha reducido su participación en la constructora desde casi el 5% a menos del 1%.

Antes, fue la gestora de Santander quien ha ido abandonando su presencia entre los accionistas referentes de la compañía de Villar Mir, dejando al grupo de este como único accionista de referencia con una participación ligeramente superior al 35% del capital. Ésta también ha ido reduciéndose a lo largo del ejercicio, algo que se ha dejado sentir en su cotización, que ha caído alrededor de un 85% desde el comienzo de 2018.

Fue el propio Villar Mir quién puso en circulación títulos de la compañía en el mercado, deshaciéndose de más del 12% del capital antes del verano para obtener liquidez y refinanciar su holding industrial. Así, su participación en la constructora fue reduciéndose hasta el 38%, que después ha ido bajando poco a poco, al no ejecutar vencimientos de instrumentos derivados.

Buena parte de ese paquete de acciones fue comprado por la gestora del Santander, que actuó como agente para colocar de forma acelerada los títulos. Gracias a ello, se hizo con algo más del 5% del capital. Debido a los descensos sufridos por el precio de la constructora, se vio obligada a deshacerse de parte de esa posición.

Cuando el grupo de Villar Mir vendió las acciones lo hizo a un precio un 325% más caro que la actual cotización de OHL, en concreto a 2,89 euros. Ahora, su capitalización bursátil no llega a los 200 millones de euros. Según los precios actuales de mercado, la participación con la que cuenta Villar Mir supera ligeramente los 71 millones de euros. A pesar de que la cotización actual sigue cayendo, aún se está lejos de los mínimos históricos.

Las cuentas de OHL no son buenas, lo que ha llevado a que el mercado haya castigado con dureza a la constructora. No se trata solo de las pérdidas contables consecuencia de la venta de su filial de concesiones, sino que han aparecido nuevos desequilibrios en las cuentas del primer semestre y en las de los nueve primeros meses, a causa de contratos en el exterior que han obligado a la compañía a ejecutar nuevos saneamientos.

A ello se une que la posición neta de tesorería obtenida por el ingreso por la venta de OHL Concesiones se está agotando a medida que avanzan los trimestres y la generación de caja no convence a los inversores ni a las agencias de rating. Estás han vuelto a reducir su calificación de los bonos después de la revisiones al alza consecuencia de que la venta de activos permitió la reducción al máximo de su deuda.

Con todo, la banca acreedora ha aceptado reducir más de la mitad de la garantía que la constructora tenía comprometida respecto a la financiación sindicada que han otorgado las entidades financieras.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.