“La Unión Europea ya busca candidato para dirigir el Fondo Monetario Internacional”, por Francisco Villanueva Navas.

Francisco Villanueva Navas.

Francisco Villanueva Navas · @FranciscoVill87. Economista y periodista financiero.
Es una tradición no escrita dentro de las normas del Fondo Monetario Internacional que su presidencia recaiga en candidatos elegidos por consenso de las instituciones europeas, con lo cual la maquinaria burocrática de la Unión Europea se ha puesto en marcha.

El FMI fue creado en julio de 1944 durante la conferencia de acuerdos de Bretton Woods a fin de garantizar la estabilidad del Sistema Financiero Internacional después de la Guerra Mundial que arrasó todo. Comenzó a existir oficialmente el 27 de diciembre de 1945, cuando los primeros 29 países ratificaron el convenio correspondiente. Entre sus objetivos estaba impedir que las grandes potencias económicas cayeran de nuevo en la situación de los años previos a la gran guerra, durante un periodo donde las devaluaciones de la moneda y las decisiones sobre políticas económicas habían creado enormes tensiones internacionales.

El nuevo orden económico que se proponía reposaba en tres reglas: cada Estado debía definir su moneda en relación con el oro o con el dólar estadounidense, el valor de la moneda debía fluctuar únicamente en un margen de 1 % con relación a su paridad oficial y cada Estado estaba encargado de defender esta paridad velando por el equilibrio de la balanza de los pagos.

Según sus estatutos, sus objetivos son “fomentar la cooperación monetaria internacional; facilitar la expansión y el crecimiento equilibrado del comercio internacional; fomentar la estabilidad cambiaria; contribuir a establecer un sistema multilateral de pagos para las transacciones corrientes entre los países miembros y eliminar las restricciones cambiarias que dificulten la expansión del comercio mundial; infundir confianza a los países miembros poniendo a su disposición temporalmente y con las garantías adecuadas los recursos del Fondo, dándoles así oportunidad de que corrijan los desequilibrios de sus balanzas de pagos sin recurrir a medidas perniciosas para la prosperidad nacional o internacional, para acortar la duración y aminorar el desequilibrio de sus balanzas de pagos”. (Convenio Constitutivo del FMI)

Europa ya se mueve para reemplazar a la francesa Christine Lagarde en la dirección general del Fondo Monetario Internacional (FMI), un puesto que siempre ha estado durante 73 años en manos de 11 ciudadanos europeos y para el que Europa quiere que se mantenga la tradición. 44 de esos 73 años el FMI estuvo en manos de ciudadanos europeos.

Los estatutos del FMI aseguran que director o directora general será elegido en un proceso “abierto, basado en méritos y transparente” y que la nacionalidad no se tiene en cuenta. La elección de un europeo se basa en un acuerdo de caballeros que hace que la dirección del Banco Mundial recaiga por sistema en un ciudadano estadounidense. David Malpass fue elegido para el puesto en abril. La salida de Lagarde tras casi exactamente ocho años de mandato se debe a su nombramiento, la semana pasada, como futura presidenta del Banco Central Europeo, el segundo en poder e influencia del planeta tras la Reserva Federal estadounidense.

Los ministros de Finanzas de los 19 países de la Eurozona, en pocos años podrán ser 20 después de que Croacia enviara la semana pasada la carta oficial pidiendo su adhesión a la moneda común europea, se reúnen en Bruselas. A la vez se juntan con el conjunto de los 28 ministros de Finanzas de la Unión Europea (UE).

La elección de un candidato europeo a la dirección general del FMI no estaba en la agenda oficial de la reunión, pero una fuente comunitaria explicó que los ministros ya empezarán a hablar de nombres. Los países europeos deben, como en el pasado, ponerse de acuerdo en un único candidato para que este tenga respaldo suficiente para hacerse con el cargo.

El encargo de hacer una lista de candidatos se hizo ya al presidente del Eurogrupo y ministro portugués de Finanzas Mario Centeno, quien tendrá que trabajar con la presidencia de turno (Finlandia) para encontrar un nombre que apoyen, a ser posible, los 28 países del bloque.

La primera tarea será decidir si aceptarían a un candidato británico, porque el Reino Unido sale oficialmente de la UE el próximo 31 de octubre y la UE querría guardar el cargo en las manos de uno de los suyos. Entre los británicos aparecen con fuerza dos nombres: el actual gobernador del Banco de Inglaterra, el canadiense de nacimiento pero con pasaportes irlandés y británico Mark Carney. Y el ex ministro de Finanzas, el conservador George Osborne, que en 2017 dio un salto al periodismo y ahora mismo es redactor jefe del Evening Standard de Londres.

En los últimos días se especula con una larga lista de nombres, de los que los ministros de Finanzas de la UE tendrán que ir eliminando nombres hasta encontrar alguno que genere consenso. Aparecen ex ministros de Finanzas como el holandés Jeroen Dijsselbloem y ex primeros ministros como el finlandés Alexander Stubb.

Un nombre que podría generar fácilmente consenso en Europa sería el de la búlgara Kristalina Georgieva. Ex comisaria europea y actual directora ejecutiva del Banco Mundial, si los europeos eligieran como su candidata a Georgieva calmarían un poco el enfado de los países de Europa del este, que se quedaron sin cargo alguno en el reparto de las presidencias de las instituciones europeas decidida la semana pasada.

En la lista hay también ministros de Finanzas en ejercicio, como la española Nadia Calviño (valoradísima en europea por el “milagro de crecimiento económico español”) o incluso el propio actual presidente del Banco Central Europeo, el italiano Mario Draghi. Su nombramiento consistiría en intercambiarse los cargos y los despachos con Lagarde. En Bruselas muchos dudan que Draghi, que ya cumplió 71 años, esté interesado en el cargo. También hay banqueros centrales, como el francés François Villeroy de Galhau.

A los europeos les puede salir competencia. Como hace ocho años el mexicano Agustín Carstens, actual manager general del Banco de Pagos Internacionales, y gobernador del Banco Central de México entre 2010 y 2017. O el indio Raghuram Rajan, antiguo economista jefe del FMI y gobernador del Banco Central de India. Veremos, pero el poder de la Unión Europea es creciente y potente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *