La ultraderecha a punto de gobernar Italia

La ultraderecha a punto de gobernar Italia

La Liga liderará la coalición de centroderecha al superar a Forza Italia.
La Liga Norte de Matteo Salvini ha obtenido el mejor resultado de su historia, casi un 18%, en las elecciones legislativas del domingo en Italia, superando a la formación de Silvio Berlusconi, Forza Italia, con lo que liderará la coalición de centroderecha. El Movimiento 5 Estrellas, M5S, de Luigi di Maio ha sido, en cambio, el partido más votado, con el 32% de los sufragios por lo que se considera el “vencedor absoluto” y reclaman para sí el derecho a gobernar Italia, aunque ninguna formación, con alianzas o no, obtienen la mayoría suficiente para hacerlo en solitario, por lo que Di Maio se ha mostrado dispuesto a negociar con otros partidos: “Estamos abiertos a la negociación con todas las fuerzas políticas”.
Salvini, en cambio, descarta cualquier alianza con el M5S. “No cambio de equipo a medio partido. Tenemos el derecho y el deber de gobernar los próximos años. No vamos a hacer coaliciones extrañas. Es la coalición que ha ganado y la que podrá gobernar. No veo la hora de empezar”. El líder de La Liga criticó a los bancos, a la unión europea y a los medios de comunicación y dedicó elogios a Marine Le Pen, líder del Front Nacional francés. “Ahora escucharemos que sube la prima de riesgo, Berlín, Bruselas… En Italia deciden los italianos. Los mercados no tienen nada que temer. Al contrario, aquí pagarán menos tasas y será un paraíso para quien quiera montar empresas”.

El peor escenario deseado por la Unión Europea
Se abre ahora un periodo de incógnita puesto que ninguna formación logra el respaldo suficiente para gobernar por sí solo. Se confirma el derrumbe de las fuerzas de centro, Forza Italia y Partido Democrático, el auge de las opciones radicales y el fin del bipartidismo, después de unas elecciones legislativas en las que 46 millones de italianos estaban llamados a votar, con una participación del 73%, algo menos que hace cinco años. Las encuestas pronosticaban un escenario difícil y complejo, el menos deseado por la UE, y la verdadera encuesta lo ha confirmado.
El ganador es el M5S, con más del 32% de los votos, y se calcula que obtendrá 230 escaños, mientras la coalición de centroderecha lo superaría con unos 250 sillones. La mayoría absoluta se sitúa en 316. El Partido Democrático se derrumba al obtener sólo el 19% de los sufragios, un 23% si se contabilizan también sus coaligados, por lo cual podría ser clave para hallar una solución de gobernabilidad, algo que algunos de sus representantes descartan.

El sur de Italia, clave de la victoria de los radicales
Se daba por sentado que el norte del país sería para Silvio Berlusconi y sus aliados, pero Sicilia, Campania, Puglia y Lazio iban a ser decisivas. En Sicilia el M5S ganó todos los colegios uninominales, obteniendo en estas elecciones un resultado que le permitirá ser clave en los pactos postelectorales. El centro-derecha sigue siendo la fuerza más votada, pero con luchas internas por el liderazgo entre Salvini y Berlusconi, superando el primero en cinco puntos a su aliado. Sin embargo la unión de Forza Italia, La Liga y Hermanos de Italia no suma para gobernar. El bloqueo está servido.
El escenario es un complicado ajuste de tres bloques, centroderecha, centroizquierda y el M5S. La situación económica, los mercados y la prima de riesgo urgen para que se rompa el bloqueo. Sergio Mattarella, presidente de la República, iniciará consultas mientras esperan pactos para evitar el caos. Los mercados tenían la esperanza en un gran acuerdo, como sucediera en Alemania, entre el centroizquierda del Partido Democrático de Matteo Renzi y +Europa de Emma Bonino, y Forza Italia de Berlusconi, pero el desplome del primero y la debilidad del último tampoco arrojan cifras suficientes, por lo que tal vez haya que buscar soluciones de emergencia, incluyendo en la ecuación al partido fundado por Beppe Grillo y a la izquierda de Libres e Iguales, pero los socialdemócratas de Renzi descartan esa idea, aferrándose a la promesa de no pactar con “los extremistas”.
Otra opción pasa por formar un gobierno de coalición con La Liga, los post fascistas Hermanos de Italia y el M5S. Sin embargo, la militancia de este último no ve bien los pactos, pero su líder, Di Maio, afronta por segunda vez la candidatura a primer ministro y su formación no permite a sus representantes presentarse más de dos legislaturas, por lo que, si no hubiera gobierno y hubieran de repetirse las elecciones, el, ahora, candidato no podría volver a presentarse, algo que podría llevarle a reconsiderar algunas de sus promesas. “Es un triunfo, una apoteosis. Ahora todos tendrán que hablar con nosotros”, ha dicho Alessandro di Battista, una de las grandes voces del M5S.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.