La UE decide considerar colonia a Gibraltar tras el Brexit

La UE decide considerar colonia a Gibraltar tras el Brexit

Los Veintisiete defienden la redacción de un texto propuesto a instancias de España.
Se ha alcanzado un principio de acuerdo entre el Consejo y el Parlamento Europeo para definir Gibraltar como “colonia de la Corona británica” dentro de la política de exención de visados a aplicar a los ciudadanos británicos una vez que se produzca el Brexit. La Eurocámara levantó este miércoles su veto después de que Claude Moraes, eurodiputado británico negociador del Parlamento, fuera sustituido, al resistirse a aceptar la redacción defendida por los Veintisiete a instancias de España.

La reforma ya cuenta con el visto bueno del Consejo a nivel de embajadores y de los eurodiputados en la comisión parlamentaria competente, por lo que no se espera ninguna sorpresa a la hora de someter la nueva norma al pleno del Parlamento Europeo de hoy.

Dicha reforma estaba bloqueada desde febrero porque el equipo negociador de la Eurocámara se negaba a aceptar la nota a pie de página introducida por el Consejo en el reglamento por la que se describía a Gibraltar como una “colonia de la Corona británica” acerca de la que existe una “disputa” entre España y Reino Unido. La importancia de esta nota reside en que implica que la controversia deberá encontrar una solución “a la luz de las resoluciones relevantes y decisiones de la Asamblea General de Naciones Unidas”.

En la propuesta inicial de la Comisión Europea no constaba esta referencia, aunque no vio problema alguno en ella al interpretar que es una aclaración de una situación ya conocida, siguiendo la línea de la jurisprudencia del Tribunal de Justicia de la Unión Europea, TUE, y que “no altera en nada” el estatus de Gibraltar con respecto de la UE. Tal es así que en los Tratados de la Unión se refieren al peñón como “un territorio europeo cuya relaciones exteriores son asumidas por un Estado miembro”.

Sin embargo, Moraes, laborista, ha recriminado la “intransigencia” de los gobiernos europeos para encontrar una redacción alternativa. Dijo haber presentado hasta tres propuestas diferentes. Sergei Stanishev, eurodiputado búlgaro y vicepresidente de la Comisión LIBE, lo sustituye desde este martes en la mesa de negociación y se ha unido a las críticas en la sesión parlamentaria en la que se votó la reforma, señalando que los Veintisiete “no tenían tenían voluntad” alguna de lograr un consenso y se negaron a aceptar una cuarta propuesta redactada atendiendo a la jurisprudencia del TUE.

Además, Stanishev ha denunciado que los países de la UE mantienen una estrategia “suicida” colocando a la Eurocámara en la encrucijada de aceptar sin cambios su propuesta o rechazar una norma urgente ante el riesgo de un Brexit abrupto a partir del próximo 12 de abril. “Se acerca el 12 de abril y el destino de millones de ciudadanos británicos y europeos está en nuestras manos”, apuntó cuando solicitó a la Comisión de Libertades, Justicia e Interior la aprobación del acuerdo.
Finalmente, los parlamentarios europeos han aprobado la reforma según la propuesta del Consejo por 38 votos a favor, 8 en contra y 3 abstenciones.

Con esta reforma, Reino Unido queda incluido en la lista de países exentos de la obligación de visados de corta duración, 90 días, para sus ciudadanos. No obstante, esta decisión “unilateral” de la Unión Europea, que pretende paliar los daños más graves del Brexit, queda condicionada a que Londres trámite una exención equivalente para los ciudadanos de la UE.

España venía reivindicando la referencia a Gibraltar como colonia británica en los textos europeos para que quede claro que la situación jurídica del territorio, una vez que se produzca el Brexit y deje de aplicarse el Derecho europeo, debe volver a enmarcarse dentro de las resoluciones de Naciones Unidas. El Gobierno y los eurodiputados españoles en la Comisión LIBE llegaron a dudar de que Moraes estuviera representando realmente los intereses de la Unión Europea con imparcialidad. Por contra, eurodiputados de otras nacionalidades defendieron al laborista británico diciendo que se obedecía a un mandato aprobado por la comisión europarlamentaria por unanimidad. Al final, el Partido Popular Europeo y Socialistas y Demócratas han forzado el cambio.

En palabras de Esteban González Pons, portavoz del PP en la Eurocámara, “España a logrado un apoyo fundamental de las instituciones europeas en el contencioso sobre Gibraltar al considerar este territorio una colonia”. Este cambio “será fundamental para intentar resolver el contencioso sobre este territorio en un escenario post-Brexit”, añade en un comunicado. En línea semejante se ha manifestado Maite Pagazaurtundúa, eurodiputada de UPyD, quien ha subrayado que la solución adoptada por la UE representa llamar al Peñón “por su nombre”, puesto que recoge el modo en que se indica en la “jurisprudencia europea y la ONU” y, por tanto, se defiende “lo obvio”.

Por su lado, Javier Nart, eurodiputado de Ciudadanos, ha celebrado el desbloqueo de la situación. Según ha dicho en una nota, definición responde a una necesidad de actuar coherentemente con la legalidad internacional y la doctrina Europea: “Esta calificación será definitiva en futuras negociaciones con el Reino Unido sobre Gibraltar”, afirmó. También a través de un comunicado, Juan Fernando López Aguilar, europarlamentario socialista, ha señalado que “España ha hecho valer el compromiso obtenido en el acuerdo sobre el Brexit para que su posición sea decisiva en cualquier decisión europea que afecte a Gibraltar”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *