La UE aprueba el acuerdo de libre comercio con Japón

La UE aprueba el acuerdo de libre comercio con Japón

Ambas partes lo cerraron hace justo un año.
Los gobiernos de los Veintiocho han dado luz verde a la firma del acuerdo de libre comercio entre la Unión Europea y Japón un año después de que se cerrara. La semana que viene, en una cumbre entre el bloque comunitario y el país nipón, se rubricará el pacto en una ceremonia en la que estarán presentes Shinzo Abe, primer ministro japonés, Donald Tusk, presidente del Consejo Europeo, y Jean-Claude Juncker, presidente de la Comisión Europea, quiénes firmaron el Acuerdo de Asociación Económica y el Acuerdo de Asociación Estratégica.
El tratado comercial entrará en vigor a principios de 2019 después de que el Parlamento Europeo dé su visto bueno en otoño de este año y Japón cumpla también con sus procedimientos propios. Cecilia Malmström, comisaría de Comercio, ha calificado este acuerdo como “el más grande y más avanzado” de los llevados a cabo por la UE y asegura que supone beneficios “claros” para los ciudadanos y las empresas europeas.
Este acuerdo económico abarca tanto productos como servicios, incluidos los financieros, y supondrá la eliminación de los aranceles en el 99% de los productos con los que se comercializa después de que hayan terminado los periodos de transición acordados que serán más largos para aquellos productos sensibles como los automóviles y agroalimentarios. En palabras del Malmström, “junto con nuestros socios japoneses estamos mandando la fuerte señal al mundo de que nosotros todavía creemos en el comercio abierto y que el proteccionismo nunca es la respuesta”.
Según los cálculos de la Comisión Europea, las empresas de la UE pagan 1.000 millones de euros al año en aranceles para exportar productos a Japón, siendo las exportaciones europeas de bienes al país nipón de 58.000 millones de euros y de 28.000 millones en el caso de los servicios. Cuando se aplique completamente el tratado comercial, el 85% de los productos agroalimentarios de la Unión Europea entrarán en el país asiático libres de aranceles.

La carne de cerdo quedará libre
Así, en el caso concreto del cerdo, las exportaciones de carne de cerdo transformada quedarán libros de derecho y las de carne fresca de este animal, “prácticamente libres”. El cerdo es el producto agroalimentario más exportado a Japón. Igualmente, a lo largo de los próximos 15 años los aranceles a la carne de vacuno se reducirán del 38,5% al 9% en un volumen significativo de productos derivados.
El vino, segundo producto agrícola más exportado, y las bebidas alcohólicas quedarán libres de derechos desde el primer día de aplicación del nuevo tratado comercial. Actualmente se le aplica un 15% en aranceles. Para las exportaciones de queso, las tasas se irán retirando progresivamente a muchos quesos de pasta dura, como el Gouda y el Cheddar, y se fijará una cantidad libre de derechos para quesos frescos como la Mozzarella.
Determinados productos españoles se verán especialmente beneficiados por el acuerdo comercial puesto que Japón ha aceptado proteger 205 indicaciones geográficas europeas, entre ellas el Azafrán de La Mancha, el Queso Manchego y el Turrón de Alicante, así como distintos vinos españoles.

Industria y automóviles
Desaparecerán completamente los derechos de aduana de productos industriales en los que la Unión es “muy competitiva”, entre ellas las sustancias químicas, plásticos, textiles, cosméticos o prendas de vestir, reduciéndose las tasas, en el caso de los calzados, del 30% al 21%. Después de 10 años de entrada en vigor del acuerdo comercial, se eliminaron completamente los aranceles para las exportaciones de productos de cuero como bolsos hubo otros que estaban especialmente protegidos en Japón como el calzado deportivo o las botas de esquí.
Las compañías europeas podrán concurrir en las mismas condiciones que las japonesas en las licitaciones públicas de las 48 “ciudades núcleo” niponas, cuya población es de entre 300.000 y 500.000 habitantes, y se eliminarán los obstáculos en la contratación pública del sector del ferrocarril. Finalmente, respecto al sector del automóvil, las autoridades japonesas y europeas han acordado un periodo de transición para la desaparición completa de los aranceles en el sector del automóvil, aunque, respecto a los componentes y piezas de vehículos, el proceso de liberalización será más rápido.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.