La tentación de los test genéticos

La tentación de los test genéticos

Dentro de los grandes avances a los que venimos asistiendo de un tiempo a esta parte, el de la genética está cobrando una gran relevancia y en concreto el uso de la misma para detectar la presencia o no en nuestro genoma de determinados genes o alteraciones genéticas asociadas con una mayor susceptibilidad al desarrollo de determinadas enfermedades.

Han pasado 15 años desde la primera secuenciación del genoma humano y mucho se ha avanzado desde entonces en el desarrollo de test genéticos por diferentes compañías que por precios no muy elevados nos secuencian y analizan nuestro genoma buscando posibles asociaciones con la susceptibilidad a padecer determinadas dolencias.

Posiblemente el abaratamiento de estas determinaciones genéticas es lo que las ha puesto al alcance de un mayor número de personas que solo con una pequeña muestra de saliva podrían conocer toda la secuencia de su genoma.

Y algunos se plantearán, ¿y para qué conocer nuestro genoma?, ¿supondrá esto algún cambio en nuestras vidas?. No se asusten por este planteamiento porque es algo que muchos expertos en la materia siguen cuestionando hoy en día y que ha sido y es objeto de muchos estudios.

Siendo conscientes que la presencia de determinadas alteraciones genéticas, excepto en un número muy reducido de enfermedades, por sí solas no van a ser responsables del desarrollo de una determinada enfermedad ya que tenemos que tener en cuenta otros factores que contribuirán en el desenlace de la misma, ¿tiene sentido hacerse un test genético?, ¿contribuirán estos a nuestra salud?

Como les decía se han llevado a cabo trabajos que realmente aportan resultados en las dos direcciones. Por un lado algunos de ellos centrados por ejemplo en cómo estudios genéticos pueden ayudar en un cambio de comportamiento conductual en la dieta, hábitos tabáquicos y la actividad física no demostraron ningún beneficio de los mismos en las personas que se les decía que por su predisposición genética deberían aplicar en su vida diaria estos cambios.

Sin embargo, otro de ellos centrado también en la presencia de determinados cambios genéticos asociados con riesgo cardiovascular, si que se asoció en las personas que mostraban dichos cambios, frente a un grupo control que no, en una disminución del consumo de tabaco, en la incorporación a sus vidas de una dieta más saludable y del incremento de ejercicio físico.

Por tanto, la controversia está servida entre los propios expertos en el tema, como para no dudar de los mismos cualquier ciudadano de a pie.

Lo test genéticos valen pero necesitan de una realización y de un asesoramiento adecuado en cada caso. No deberíamos caer en la tentación de realizarnos uno por nuestra cuenta sin la petición de un profesional.

Podemos poner varios casos en los que seguro que están justificados y en los que su médico se los podría solicitar. No les debe sonar muy extraña la petición de una prueba genética porque en su familia exista un miembro cercano con un determinado cáncer. Esto posiblemente les conciencie de la realización más temprana de una mamografía o una colonoscopia para una posible detección precoz de un cáncer de mama o de uno de colon.

Tampoco es muy extraño un análisis genético en una persona que desea tener un hijo y en su familia hay portadores de un determinado gen que se asocia con el desarrollo de algún síndrome genético en el feto y posterior bebé.

Es decir, las determinaciones genéticas claro que pueden ayudarnos a modificar cada vez más nuestras pautas de acción y actuación en nuestra vida diaria. Claro que pueden ayudarnos en nuestra salud. Lo que tenemos que tener en cuenta es que siempre han de ir peticionadas e interpretadas por profesionales en la materia y no caer en la tentación de realizárnoslos por nuestra cuenta sin una interpretación adecuada.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *