La tensión creciente entre JxCat y ERC

Los republicanos insisten en que Puigdemont solo sea presidente simbólico.
En la línea de desbloquear la situación parlamentaria y facilitar una “investidura efectiva” para la presidencia de la Generalitat, el pasado domingo viajó a Bruselas una delegación de Esquerra Republicana para reunirse con Carles Puigdemont. Al encuentro acudieron tanto diputados de Junts per Catalunya como representantes de ERC, con el objetivo de escuchar la fórmula que el ex president propone “para hacer posible una investidura efectiva y formar gobierno”. Los republicanos recuerdan que la formación de Puigdemont no les explicó el sistema que iban a utilizar en el Pleno de Investidura que aplazó, antes de iniciarse, Roger Torrent, presidente del Parlament.
Se avanza en las negociaciones, pero ERC solo acepta que Puigdemont sea presidente con carácter simbólico, algo contrapuesto a lo que el candidato a la presidencia pretende, ejercer como presidente real aunque sea desde Bruselas. Entre los avances está la distribución de consejerías de un nuevo Govern. Ante los desacuerdos tan manifiestos, Gabriel Rufián, portavoz adjunto de ERC en el Congreso, defendió la idea de Junqueras de que Puigdemont sea presidente en Bélgica con una “labor internacional” y que se forme un gobierno Ejecutivo en el Parlament: “Soy muy partidario de que Puigdemont sea presidente, pero también soy muy consciente de que el Estado nunca se detendrá y, si puede, lo encarcelará”.
Fuentes de JxCat han declarado después de la reunión con los republicanos, que el encuentro “ha ido bien y ha sido constructiva. Las dos fuerzas están en vías de restablecer la confianza perdida por la investidura fallida”. A su vez, ERC mantiene su “predisposición para llegar a un acuerdo y recuperar, cuanto antes mejor, las instituciones”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.