La presión fiscal en España supera ya la media de la OCDE

La presión fiscal en España supera ya la media de la OCDE

Desde 2007 no se superaba en España la media de la OCDE en la presión fiscal. Lo ha hecho en 2018, al situarse en el 34,4%, un aumento de siete décimas comparado con 2017. La presión fiscal del club de los países ricos fue, el pasado año, del 34,3%.

La presión fiscal española relaciona el peso de los impuestos y las cotizaciones a la Seguridad Social con el tamaño de la economía de España. Ese aumento de siete décimas supone también el cuarto mayor incremento en los países de la zona euro y la mayor de las economías de la región.

En el ejercicio 2017, la recaudación fiscal supuso el 33,7% del PIB. Partiendo de ello, la OCDE considera que el mayor peso de los ingresos corresponde a la Seguridad Social, que se situó en el 34%, frente al 26% de la media de la organización.

Los impuestos sobre la renta de las personas físicas representaron el 21,8%, mientras que la media de la OCDE se situó en el 23,9%. Además, respecto al impuesto de sociedades, este supuso el 6,8%, cuando en el club de los países desarrollados representó el 9,3%.

La contribución de los impuestos sobre la propiedad supuso el 7,5% de la recaudación fiscal, mientras la media de la OCDE fue del 5,8%. El IVA, por su lado, representó en España el 19,1% de los ingresos del Estado, por debajo del 20,2% de la organización. Por último, el resto de impuestos quedaron dos puntos menos que la media de la OCDE, hasta el 10,2%.

La Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico señala que la presión fiscal en las economías avanzadas permanece “virtualmente sin cambios”, situándose en 2018 en el citado 34,3%, frente al 34,2% del año anterior.

Según la OCDE, se observa un frenazo en las subidas de años anteriores debido a la reforma fiscal de Estados Unidos, cuya presión bajó hasta el 24,3% en 2018, cuando en 2017 era del 26,(%, y se convierte en su nivel más bajo desde 2012.

También descendió la presión fiscal en otros 14 países miembros de la organización, como el caso de Hungría, donde más se redujo (-1,6%), o el de Israel (-1,4%). En cambio, subió en Corea del Sur (+1,5), donde más aumentó, seguida de Luxemburgo, con un alza de un 1,3%.

Francia, Dinamarca y Bélgica son los países donde más presión fiscal existe, con un 46,1%, 44,9% y 44,8%, respectivamente. Por contra, en México, Chile e Irlanda es donde menor presión hay, con 16,1%, 21,1% y 22,3%, respectivamente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.