La policía de Hong Kong ya dispara a los manifestantes

La policía de Hong Kong ya dispara a los manifestantes

Por primera vez en cuatro meses de protestas por una mayor democracia en Hong Kong, la Policía de esta ciudad autónoma de China ha disparado contra los manifestantes, hiriendo de gravedad a una persona con un tiro a bocajarro. La consecuencia inmediata ha sido el recrudecimiento de las tensiones.

El herido de bala, en el pecho, fue trasladado a un hospital, donde aseguran que al menos hay otros 15 manifestantes con heridas de diversa consideración. La Policía hongkonesa se ha empleado a fondo, lanzando gases lacrimógenos y spray pimienta, en unas manifestaciones en su mayoría pacíficas.

En respuesta, algunos grupos radicales han destrozado mobiliario urbano, encendido hogueras y lanzado cócteles molotov. Incluso se han quemado banderas de China, país que celebra el 70 aniversario del régimen comunista, algo que muchos en Hong Kong consideran más un “duelo nacional”.

Agentes policiales fuertemente armados y con cañones de agua han protegido la Oficina de Enlace del Gobierno de Pekín. Mientras, en la capital china, desde la puerta de Tiananmen, Xi Jinping, presidente de China, presidía un desfile con una enorme muestra militar.

“Nada puede hacer tambalear los cimientos de nuestra gran nación. Nada puede detener a la nación ni al pueblo chino en su progreso”, ha dicho Xi. También enviaba un mensaje a Hong Kong al sostener que La República Popular “mantendrá la estabilidad y la prosperidad duraderas” en el territorio autónomo y en Macao.

El domingo se registraron violentos enfrentamientos con manifestantes, por lo que en la mañana de ayer se reforzaron las medidas, con registros a transeúntes y cerrando diez estaciones de metro.

Los activistas prodemocráticos vienen denunciando desde junio la pérdida de libertades y la violación por parte de Pekín del principio de “un país, dos sistemas” acordado entre Reino Unido y China en 1997 para que la antigua colonia británica volviera a manos del gigante asiático.

Las prohibiciones de manifestarse y las amenazas lanzadas por las autoridades hongkonesas y chinas no han sido suficientes para que los activistas se reunieran en Causeway Bay, el barrio comercial escenario de los enfrentamientos entre los antidisturbios y pequeños grupos radicales de manifestantes.

“Apoyemos Hong Kong, luchemos por la libertad” es uno de los gritos de los activistas. “Tres meses más tarde, nuestras cinco reivindicaciones siguen sin ser satisfechas. Tenemos que seguir luchando”, decía un manifestante.

También en el barrio de Wanchai y frente al consulado británico, además de en Sha Tin y Tsuen Wan, se han visto pequeñas manifestaciones. No habiendo claros líderes, las redes sociales con el vehículo para convocar las movilizaciones.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.