La pobreza se hereda en España

El 80% de los niños pobres lo serán de adulto.
Según el informe de la Transmisión Intergeneracional de la Pobreza (TIP), titulado La transmisión intergeneracional de la pobreza: factores, procesos y propuestas para la intervención, que elabora la Fundación FOESSA, la pobreza hereditaria es una realidad en España, ya que se ha constatado que ocho de cada diez personas criadas en hogares con problemas económicos reviven la situación siendo ya adultos, además de que aquellos hogares en los que viven menores tienen más posibilidades de estar en riesgo de pobreza y exclusión social. En este sentido, el informe asegura que la casa de pobreza en hogares sin menores es del 16%, mientras qqu,een el caso contrario, es del 28%; entre las familias monoparentales con hijos, se alcanza al 42%, mientras que entre las familias numerosas se llega al 44%.
El informe fue presentado por su coordinador general, Raúl Flores, la responsable del área de Desarrollo Social de Cáritas Española, Carmen García, y el director de Cáritas en Asturias, Ignacio Alonso. Este estudio se refiere a las dificultades que tiene aquella generación, que vivió la infancia en un hogar pobre, para provocar un cambio de estatus socioeconómico ascendente, debido al nivel de estudios, la situación laboral o la renta, y de ahí que la pobreza sea hereditaria en España.






Desigualdad de origen
Para Flores, el problema nace de la “desigualdad de origen” porque parten en desventaja aquellos niños que crecieron en un hogar sin dos padres, con poca cualificación y recursos o que no fueron estimulados suficientemente en sus casas para esforzarse en los estudios, algo que marcará su desarrollo vital. Según los datos que se desprenden del informe, ocho de cada diez personas con padres sin estudios no acabaron secundaria, así como el 41% de niños criados en hogares en situación de pobreza tampoco obtuvieron ese título, mientras que el 8% de los que se crecieron en casas con mayor estabilidad económica sí lo consiguieron.
A su vez, flores destaca que la mala redistribución de la riqueza, que impide la “movilidad social”, es la causa de las dificultades impuestas por la sociedad, con un sistema educativo que es una “barrera” para mejorar las condiciones de vida, así como las dificultades para acceder al mercado laboral o la renta.
Sin embargo, el TIP propone también soluciones: la inversión en educación, apostar por políticas sociales que acaben con la desigualdad de rentas y aumentar las ayudas a familias con hijos y universalizarlas. Por ello, se va a presentar el informe a las administraciones públicas, ya que es necesario el apoyo de estas para poner freno al problema.
Por otro lado, Carmen García, la responsable del área de Desarrollo Social de Cáritas Española, se lamentó de que la infancia es un colectivo “insuficientemente protegido” y que “pobreza infantil” en España se refiere a hogares expuestos a pobreza y exclusión social, no asegurando unas condiciones de vida dignas.
Finalmente, Ignacio Alonso, director de Cáritas Asturias, reconoce que ahora se está atendiendo a los “nietos de aquellos que atendíamos años atrás”, lo que nos debe hacer pensar acerca de la movilidad social.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.