La ONU, preocupada por la tensión en Oriente Medio

La ONU, preocupada por la tensión en Oriente Medio

En especial crece la inquietud por los conflictos entre israelíes y palestinos.
Durante su participación en el Foro Económico Mundial sobre Medio Oriente y el Norte de África, António Guterres, secretario general de la ONU, hizo hincapié en la necesidad de resolver los conflictos en Oriente Medio. En especial, el que involucra a israelíes y palestinos, para lo cual insistió en que se debe implementar dos estados: Israel y Palestina, conviviendo en paz y seguridad, con fronteras reconocidas y con Jerusalén como capital de ambas naciones.

Con este viaje a Jordania, donde se celebraba el Foro, Guterres culminaba una gira oficial que incluía Túnez, Egipto y Libia. Respecto al primero, quiso destacar los importantes avances democráticos con la celebración de las primeras elecciones municipales libres en un país en el que sigue en marcha una transición hacia una democracia plena.

De Egipto, subrayó su encuentro con el gran imán de la mezquita Al-Alzhar, con quien dialogó acerca de las propuestas para impulsar la tolerancia y el respeto mutuo. También, las estrategias por parte de Naciones Unidas en la lucha contra el discurso del odio y salvaguardar los lugares religiosos en todo el mundo.

Por otro lado, el secretario general de la ONU quiso agradecer a Abdullah II y a Raina Al Abdullah, los reyes jordanos, el haber acogido la reunión en este país y por defender la paz. Así, dijo de Jordania que es un “pilar fundamental de la estabilidad regional”, además de un país con grandes oportunidades de inversión. Destacó que su población joven es una fuerza motora que debe ser escuchada en beneficio de la paz y el desarrollo. Asimismo, agradeció al país de Oriente Medio la acogida de migrantes y refugiados. “Por esta y otras razones, confío en que veremos en este Foro un compromiso internacional sólido con Jordania en este momento crucial”, subrayó.

Señaló que Medio Oriente y el norte de África tienen que ser vistos como una región de oportunidades que demuestra un gran dinamismo y capacidad y al que se debe prestar el apoyo de la comunidad internacional. Así, apuntó que varios países de este entorno ya han integrado las demandas políticas de sus ciudadanos respecto a la protección social, buena gobernanza y respeto de los derechos humanos. También, sus esfuerzos para frenar el extremismo y las medidas adoptadas contra la discriminación de género, así como leyes contra la violencia doméstica y el acoso sexual.

Es en este punto en el que Guterres subrayó la importancia para la economía del empoderamiento de las mujeres, señalando que numerosos estudios indican que la paridad de género real haría que el Producto Interior Bruto de la región creciera en 2,7 billones de dólares para 2025.

Finalmente, admitió que en todas las regiones del mundo hay mucha gente que siente que la están dejando atrás, por lo que crece la falta de confianza en los gobiernos e instituciones y avanza el populismo. Ante ello, Naciones Unidas está actuando en distintas facetas, dijo, e hizo un llamamiento a continuar “trabajando para alcanzar los Objetivos de Desarrollo Sostenible y hacía una globalización justa para todos”. “Soy un multilateralista y convencido de que la única manera de encarar los grandes desafíos mundiales es un multilateralismo inteligente, global y organizado que nos beneficie a todos”, zanjó su intervención el secretario general de la ONU.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.