La ONU denuncia la utilización de las redes sociales para incitar a la violencia

La ONU denuncia la utilización de las redes sociales para incitar a la violencia

Las páginas racistas han aumentado espectacularmente.
Según un informe para la Asamblea General de la ONU elaborado por Tendayi Achiume, relatora especial de Naciones Unidas sobre el Racismo, las redes sociales y plataformas digitales son utilizadas para la difusión de mensajes de odio e incitación a la violencia, además de para recaudar dinero para grupos neonazis y extremistas. Así, mientras que en 1995 sólo existían tres páginas web racistas, en 2011 se crearon más de 14.000.

“En el núcleo de las ideologías neonazis se encuentra el odio a los judíos, así como muchos otros grupos raciales, étnicos y religiosos”, subraya la relatora especial. “Estas ideologías también denigran a las personas lesbianas, gays, bisexuales, transexuales e intersexuales, y a las personas con discapacidades e incluso en algunos casos a las mujeres”, señala.

Según indica Achiume, el clima de intolerancia es creciente y tiene impactos “terribles” sobre las personas, y hace referencia al tiroteo en la sinagoga de Pittsburgh en el que hubo once muertos y seis heridos. Afirma que, gracias a la naturaleza anónima de Internet, los grupos extremistas pueden formar redes en todo el mundo e incrementar sus mensajes “llenos de odio”. Es por ello que hace un llamamiento a YouTube, Twitter y Facebook para que se aseguren de que sus plataformas no sean un “refugio” para los extremistas.

En el informe de la relatora especial de la ONU, se afirma que los partidos politicos populistas han incluido la incitación a la discriminación y al odio en sus discursos. “El populismo nacionalista alimenta la furia en la sociedad contra todos aquellos que no cumplen con esta definición estrecha. Margina y discrimina a los individuos y a las comunidades en función de su raza, origen étnico, ascendencia, origen nacional, origen social e incluso su discapacidad o estatus migratorio.”, destaca.

En consecuencia, hay que instar a los Estados miembros a combatir la incitación al odio y la discriminación, en concreto en la esfera digital. “El primer paso de un Estado debe ser el reconocimiento explícito de que la proliferación de movilizaciones populistas nacionalistas y los grupos neonazis amenazan la igualdad racial”, concluye.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.