La ONU alerta de que los últimos tres años han sido los más calurosos de la historia

El último trienio ha sido el más caluroso desde 1880.
Ayer fueron presentados dos informes independientes sobre el clima mundial en 2017, realizados por el Instituto Nacional del Océano y la Atmósfera de Estados Unidos, NOAA, y la NASA. Ambos estudios indican que el aumento progresivo de las temperaturas registrado en el último trienio no es un fenómeno puntual sino una tendencia. También coinciden en que 2016 fue el año más caluroso, pero, debido a ciertas diferencias en los métodos de análisis, la NASA considera a 2017 como el segundo año más cálido, mientras que el NOAA lo sitúa en tercer lugar. A su vez, según estas dos instituciones, los cinco años más calurosos han sido posteriores a 2010. Tanto la Organización Meteorológica Mundial, OMM, y el Met Office británico colocan a 2017 entre los años más cálidos desde que, en 1880, se empezaran a registrar las temperaturas. Para Petteri Taalas, secretario general de la OMM, “el calentamiento de los tres últimos años ha sido excepcional”. “La tendencia de la temperatura a largo plazo es mucho más importante que la temperatura de cada año, y esa tendencia es al alza”, ha afirmado.
En un comunicado, la OMM, institución dependiente de la ONU, asegura que 2015, 2016 y 2017 han sido los tres años más calurosos nunca registrados, lo que es “una clara señal de la continuidad del cambio climático a largo plazo, causado por el aumento de las concentraciones atmosféricas de gases de efecto invernadero”. A pesar de que para esta agencia de Naciones Unidas sea “prácticamente imposible establecer una distinción entre 2015 y 2017 debido a que la diferencia de temperatura es menos de una centésima de grado, lo cual es inferior al margen de error estadístico”, ha advertido de que la temperatura ya ha subido 1,1 grados Celsius desde la era preindustrial, y ahora se trata de evitar que, a finales del siglo XXI, ese aumento de temperatura sea mayor a 1,5° C. En el siglo XX, la temperatura media global fue de 13,9° C. Entre enero y diciembre de 2017, según el informe del NOAA, la temperatura fue 0,84°C más en la superficie terrestre y oceánica, mientras que en 2016 fue de 0,94°C y en 2015, de 0,90°C.

Ninguna región de la Tierra registró temperaturas frías récord durante 2017
Según un comunicado de Gavin Schmidt, director del centro Goddard de la NASA, “a pesar de que en algunas zonas ha habido temperaturas medias más frías, las temperaturas globales en el planeta continúan mostrando la tendencia de rápido calentamiento que hemos visto en los últimos 40 años”. El clima también puede variar de manera natural debido a fenómenos como El Niño, que lleva a un aumento de las temperaturas anuales a nivel mundial, o La Niña que provoca el efecto contrario. El Niño de 2015/2016 provocó un aumento de temperaturas sin precedentes, por lo que los científicos consideran que 2017, sin la influencia de este fenómeno climático, ha sido el año más caluroso. A ello se une el hecho de que el Ártico está sufriendo una progresiva pérdida de hielo en los últimos años. Su extensión ha sido la segunda más pequeña entre 1979 y 2017, justo después de 2016. Taalas destaca que “el calor en el Ártico ha sido especialmente intenso, lo que tendrá repercusiones profundas y duraderas en el nivel del mar y en las características meteorológicas de otras partes del mundo”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.