La música coral gallega… ¿abandonada a su suerte?

Rosa Martínez Rodríguez

Por Rosa Martínez Rodríguez.
“Dios reparta suerte” es una expresión muy utilizada en la jerga taurina, pero también en la sabiduría popular de nuestra provincia que corría de boca en boca en los años 60, para referirse a una famosa ladrona, cuando enviaba a sus huestes a robar.
No, no, no es la recién rematada Semana Santa, fiesta de profunda tradición entre los católicos de nuestro país, una España aconfesional, según nuestra Carta Magna en su Título I, refrendada por todos nosotros en el año 1978, sobre todo es tiempo de recogimiento para los creyentes; de ocio, cultura, desconexión y descanso, para los creyentes y para los/as más agnósticos.
Viene a mi mente esta expresión, inmediatamente recuerdo la gran cantidad de masas corales, orfeones, coral-rondallas, coros de cámara, etc., extendidas por nuestro territorio, que sufren día a día el abandono, no solo de las Instituciones, también el abandono de la propia sociedad.
En la actualidad contamos en Galicia con una Federación de Corales Gallegas, denominada FE.CO.GA, que engloba a la mayoría de grupos existentes en nuestra Región, más de 250 grupos de mayores y niños. La tan cacareada crisis, ha mermado muchos de nuestros ingresos, no solamente por la falta de recursos que aportan las Administraciones a la Federación, como a los grupos independientemente, también por la falta de recursos de la propia sociedad, quedando nuestros bolsillos vacíos, pero si cabe, uno de los problemas que hoy más rezuman los grupos de Galicia, es la renovación generacional, ya que la media ronda más de los 54 años, atajar esta cuestión es uno de los problemas más graves para estas más de 10.000 personas que llevamos el canto coral, por todo nuestra Comunidad Autónoma, pero también por la Península Ibérica.
Debemos entre todos buscar la regeneración, por supuesto reivindico la Federación como punto de encuentro y debate de estos y de otros muchos problemas que tienen nuestros colectivos culturales, no nos olvidemos que las masas corales realizan una gran actividad socializadora de las personas, e incluso me atrevo a escribir estas líneas, pensando que su actividad llevando la cultura fundamentalmente popular, por todo el territorio español, permite disminuir el gasto sanitario y farmacéutico en España .
No, no es el viento del norte el que embruja mis neuronas, para reivindicar este tipo de organizaciones, no es la constatación de una realidad en una Región de profunda tradición músico-cultural, que crece día a día, con música de Gaitas, con Bandas Municipales, Orquestas, Escuelas de Música, pero también tiene que crecer en el canto y en su desarrollo de diversas formas, ya sea (Coro de Cámara, Corales, Orfeones, Coral-rondalla, Cuartetos, etc.).
Hago una llamada a la sociedad, por supuesto a las Instituciones, para que se impliquen potenciando y dinamizando de una forma nítida este tipo de ocio y socialización, importante para el desarrollo de nuestra región, pero también de nuestra España.

1 thought on “La música coral gallega… ¿abandonada a su suerte?”

  1. Se ha deshumanizado el mundo actual. La gente en general busca solamente la parte material de las cosas, se ha dejado de lado aquellos «genes» ligados a la cultura, el humanismo, la sabiduría. La música no está solamente hecha para los entendidos, para los melómanos, no. La música y más concretamente la música coral, es un lugar de encuentro, de solidaridad, de sociabilidad. Por eso apelo aquellos que tienen el poder y la oportunidad de cambiar el mundo material, por un mundo de armonía, de confraternidad y de ilusión, apuesten por estos colectivos que ayudan a ver nuestro mundo de forma más optimista.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.