La mafia valenciana que llevaba refugiados en camiones frigorífico

Los transportaban hasta Reino Unido.
Una operación conjunta de la Guardia Civil y la Policía Nacional, bajo el nombre de Brócoli, ha desmantelado una red internacional que transportaba, en camiones frigoríficos, a familias de refugiados por carreteras de Europa hasta Reino Unido y por lo que cobraban hasta 10.000 euros. Este entramado delictivo tenía ramificaciones que alcanzaban a Irak y Siria, y que estaba centralizado en Valencia y Bilbao en donde se han practicado seis detenciones, cinco en la primera y una en la capital vizcaína.
Las investigaciones comenzaron hace casi un año después del que descubrieran a tres familias ocultas en camiones en la localidad de Elorrio, Vizcaya, y en la provincia de Teruel. En la primera se descubrió a siete personas, entre ellas tres menores y un bebé. El camión había salido de Murcia y se detuvo en Valencia, donde, durante la noche, los refugiados, de origen kurdo, huyendo de Irak, se subieron al remolque mientras el chófer dormía. En el segundo caso, en la provincia de Teruel, concretamente en Villafranca del Campo y Calamocha, se descubrió a 14 personas que se metieron entre la carga del transporte aprovechando la parada que hizo en la localidad de Barracas, Castellón.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.