La Iglesia reconoce que fijaron el 25 de diciembre como el día del nacimiento de Jesús para hacerlo coincidir con otras fiestas paganas anteriores

La Iglesia reconoce que fijaron el 25 de diciembre como el día del nacimiento de Jesús para hacerlo coincidir con otras fiestas paganas anteriores

El 25 de diciembre, fiesta de la Navidad, fue declarado por la Iglesia día del nacimiento de Jesús de Nazaret para hacerlo coincidir con otras fiestas paganas, en concreto con las Saturnales y el solsticio de invierno. De hecho, esta fecha no es aceptada por una parte de las creencias aun siendo cristianas, lo que invita a pensar que es una fecha artificial.

El día de Navidad es, junto con la Pascua de Resurrección y Pentecostés, una de las festividades más importantes del cristianismo. Lo celebran los católicos, la Iglesia anglicana, algunas comunidades protestantes y la mayoría de los ortodoxos.

En cambio, para otras Iglesias ortodoxas como la rusa o la de Jerusalén, la Navidad del 25 de diciembre no es reconocida porque no aceptan la reforma del calendario juliano, que llevó a cabo el papa Gregorio XIII dando lugar al calendario gregoriano, y la celebración se hace el 7 de enero.

La Navidad se celebra, con independencia de las cuestiones religiosas, por millones de personas en el mundo e incluso por no cristianos.

Ahora bien, ni en el Antiguo Testamento ni en el Nuevo Testamento quedó registrada la fecha exacta del nacimiento del que sí fue un personaje histórico como Jesús de Nazaret. En cambio, el 25 de diciembre resultaba una fecha especialmente significativa para los pueblos de la antigüedad por la celebración, desde el 21 de diciembre, del solsticio de invierno.

Siglos después del alumbramiento de Jesús fue cuando se declaró el 25 de diciembre como la  fecha oficial de la Natividad. Empezó en el año 221, cuando el historiador Sexto Julio Africano apuntó inicialmente esa fecha basándose en el calendario judío.

Fue definitivamente en el 354 cuando el papa Liberio estableció esa fecha en el calendario litúrgico filocaliano, el que fija la liturgia de la cristiandad en general, y día a partir del que arrancan el resto de celebraciones cristianas. De hecho, la primera vez que aparece en el Cronógrafo Filocaliano es en 336.

Alguna tradición trata de explicar que Jesús fue concebido en el mismo día y mes en que sería muerto, es decir, el 25 de marzo. Lo encontramos en el tratado Solstitis et aequinoctitis del siglo IV. Pero es más bien una especie de tentativa mística de aclarar la fecha. El cálculo está hecho al revés para hacerlo coincidir con la Semana Santa.

En cualquiera de los casos, y al margen de cálculo de fechas –de ello hablamos en la próxima información– la Navidad se enmarca en el llamado tiempo de Navidad, que comienza con la Natividad y termina con la Epifanía, el 6 de enero. Un periodo al que también, coloquialmente, llamamos Pascuas. Así que, felices Pascuas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.